Equipo de Peña Nieto elabora agenda para proteger migrantes

El sacerdote Alejandro Solalinde es un férreo defensor de los migrantes centroamericanos. Foto: EFE

México, D.F. (EFE).- Una delegación de la Iglesia Católica mexicana y el equipo de transición del presidente electo Enrique Peña Nieto trabajan una agenda común de protección a los migrantes indocumentados a su paso por México, reveló el sacerdote Alejandro Solalinde.

Solalinde, un férreo defensor de los migrantes centroamericanos, dijo que para lograr este objetivo se creará una mesa de trabajo en la que participarán además defensores de los derechos humanos.

De acuerdo con el sacerdote católico, en un primer acercamiento efectuado ayer en Ciudad de México, «el equipo de transición (de Peña) mostró un gran interés y voluntad» para atender la situación de los migrantes, que padecen secuestros, asaltos y vejaciones por parte de las autoridades y del crimen organizado.

El religioso y activista asistió en el Museo Memoria y Tolerancia, en el Centro Histórico de Ciudad de México, a la proyección del documental María en tierra de nadie, que narra las historias de tres mujeres salvadoreñas a su paso por el país.

El responsable del albergue Hermanos en el Camino, que él fundó en 2007 en Oaxaca para asistir a los indocumentados a su paso por el sur de México, reapareció públicamente luego de haber sufrido de dengue hemorrágico el mes pasado.

Ahora Solalinde, quien dice encontrarse mejor de salud, realiza una visita de trabajo a la Ciudad de México para denunciar ante autoridades y legisladores » la falta de voluntad del gobierno de Veracruz, así como del Ejército y la Marina», en el caso del presunto secuestro de 40 indocumentados el pasado 2 de octubre en ese estado del oriente de México.

Alejandro Solalinde fue premiado en la Ciudad de México con la Medalla Emilio Krieger 2011, que entrega la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD), por su defensa de los derechos humanos.

Recientemente la asociación civil Desarrollo Social Sin Fronteras, que defiende los derechos de los mexicanos en Estados Unidos y trabaja en México para revertir las condiciones que alimentan el fenómeno migratorio, anunció que nominará a Solalinde para el Premio Nobel de la Paz, como reconocimiento a su labor en favor de los migrantes al precio de poner en riesgo incluso su vida.

No obstante, el sacerdote dijo no estar interesado en la nominación y aseveró: «El premio más grande que tengo es ayudar y estar rodeado de la gente».

Solalinde regresó recientemente al país protegido por agentes de la Procuraduría mexicana después de haber tenido que irse a causa de las amenazas de muerte que ha recibido por su activismo, la más reciente en abril pasado, en la que incluso se puso precio a su cabeza.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *