Dan a escritor Julián Herbert el premio de novela Elena Poniatowska

La secretaria de Cultura del Distrito Federal, Nina Serratos (c), la directora de la Feria Internacional del Libro del Zócalo, María Cortina (i) y el director del Fomento a la Lectura y el Libro, Jose Luis Trueba (d), posan con el libro ""Canción de tumba" del escritor mexicano Julián Herbert. Foto: EFE

México, D.F. (EFE).- El escritor mexicano Julián Herbert ganó el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska por su obra Canción de tumba, una novela con tintes biográficos en la que cuenta la historia de su madre, enferma de leucemia y que en el pasado se dedicó a la prostitución.

La decisión se conoció en una conferencia de prensa en la que los miembros del jurado, los escritores Silvia Molina, Eduardo Casar y Pablo Soler Frost, aseguraron que el fallo fue unánime, pese a que se presentaron más de 60 obras.

La secretaria de Cultura del Distrito Federal, Nina Serratos, explicó que el premio fue otorgado «por tratarse de un texto que sorprende por su atrevimiento y la manera de escribir sobre la realidad que se vive en México».

El galardón lleva el nombre de la escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska, tiene una dotación de 500,000 pesos mexicanos (unos 38,700 dólares) y se entregará en la inauguración de la próxima Feria Internacional del Libro del Zócalo que comienza el 19 de octubre.

«Poniatowska es una figura enorme en la cultura mexicana y me siento muy honrado de recibir este premio», dijo en una entrevista telefónica Herbert (Acapulco, 1971), quien también recibió por este libro el premio Jaén de Novela cuando era inédito.

Canción de tumba cuenta la vida de Guadalupe Chávez, la madre del autor, que fue prostituta y murió en 2008 a causa de leucemia.

Herbert comenzó a escribirla, para matar las horas, cuando su madre estaba en el hospital sin pensar que estaba redactando una novela.

«Cuando me di cuenta de que estaba haciendo una novela, lo enfoqué de otra manera porque yo me dedico a escribir. Un escritor con pudores tendría que buscarse otro trabajo porque el verdadero pudor que un escritor debe tener es el de no entregar libros horrendos», apuntó.

Aunque la historia central es autobiográfica, el libro juega también en numerosas ocasiones con la ambigüedad entre lo real y lo ficticio, contó Herbert, y siempre trata de alejarse del melodrama para darle un toque de humor.

«Yo sé que suena a melodrama, pero detrás también es una novela divertida en la que traté, en la medida de mis alcances, de burlarme un poco de estas circunstancias, no clavarme con las cosas trágicas sino tratar que sea una novela tragicómica», aseguró.

En el libro también hay una crítica a la situación de violencia por la que atraviesa México, aunque el autor aseguró que es algo que hizo sin darse cuenta, que «se le fue pegando a la novela en el camino».

«Tiene que ver con el realismo y sí, sucede en México, por lo que era muy difícil despegarse de esta destrucción que vivimos en el país», dijo Herbert, quien aseguró que la violencia es «un elemento más» de su literatura que afecta, además, a su vida cotidiana.

El año pasado el Premio Iberoamericano de Novela fue otorgado a la escritora española Almudena Grandes por su obra Inés y la alegría, que aborda episodios de la Guerra Civil de España (1936-1939).

También se dieron a conocer los nombres de las personas ganadoras del Premio Carlos Monsiváis al Mérito Cultural de la Ciudad de México, a quienes se les reconoció como grandes figuras de las artes.

Los ganadores son el escultor Manuel Felguérez, la escritora Margo Glantz, el artista plástico Vicente Rojo, el escritor José Emilio Pacheco, el poeta Rubén Bonifaz y la fotógrafa Graciela Iturbide.

Además fueron distinguidos el actor José Ángel Espinosa «Ferrusquilla», el historiador Miguel León Portilla y las bailarinas Guillermina Bravo y Nieves Paniagua.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *