Persisten las dudas, falta de información y abuso respecto a la Acción Diferida

Deisy Chávez y su esposo Moisés Tovar volvieron a ver el futuro con alegría y esperanza, luego de haber mandado su solicitud del proceso de Acción Diferida (Foto de Agustín Durán/Latinocalifornia.com)

Organización guatemalteca organiza talleres totalmente gratuitos para ayudar a los jóvenes a restaurar su sueño.

Los Ángeles, Ca.- A Deisy Chávez de Oaxaca le querían cobrar 1,500 dólares por ayudarle a llenar y mandar la solicitud que le ayude a calificar al proceso de Acción Diferida.

Un poco frustrada, con dos hijos y uno en camino,  y con la duda de que sus 30 años pudieran ser el obstáculo principal para no calificar, Chávez asistió al taller organizado por la Unión de Guatemaltecos Emigrantes (UGE)  donde le contestaron todas sus dudas, le dieron asistencia legal profesional y este fin de semana mandó su solicitud completamente gratis.

Liliana Alonso, del equipo del Dream Act., de Los Ángeles explica a los estudiantes y familias que van llegando al taller, la historia y la importancia del Dream Act. (Foto de Agustín Durán/Latinocalifornia.com)

“Creo que ahora si tendré la oportunidad de lograr mi sueño que todavía está ahí”, comentó la joven, sonriente, y quien había llegado a Estados Unidos a sus 15 años, graduado con honores de Lakewood H.S. y terminado dos años de estudios en  el Colegio  Comunitario Harbor antes de casarse.

Sin embargo,  la falta de papeles la desanimaban a seguir progresando académicamente porque tenía amigos graduados sin poder ejercer su profesión y por momentos perdía todo tipo de ánimo y esperanza de seguir adelante en sus estudios.

Pero después de este fin de semana en que finalmente pudo mandar su solicitud, tal parece que la vida le cambio.

“Ahora si tendré la oportunidad de terminar lo que había empezado”, agrega. “Lo importante es que el sueño de graduarme como psicóloga todavía esta ahí”, expresó la joven quien recomendó altamente los talleres de la organización ya que la hicieron sentir en familia, no pago nada y es muy fácil y seguro.

La abogada Andrea García dona su tiempo y da una presentación del proceso de Acción Diferida durante el taller organizado por UGE (Foto de Agustín Durán/Latinocalifornia.com).

“Hay mucha confusión en cuanto a los papeles que hay que traer para comprobar tu estancia los últimos cinco años y otros documentos que pueden ser utilizados, pero no sabes si pueden ser aceptados o no”, explicó la joven. “Pero con la asistencia que nos dieron aquí, ahora tenemos la confianza de que seremos aprobados y una vez más podemos seguir planeando hacia el futuro”.

Los Abogados Lisette Lavergne y Gustavo Mora, quienes llegaron a donar su tiempo a través de la organización Maldef, dijeron que uno de los errores de los estudiantes o familias era no pedir ayuda a un abogado para que los guíe en el proceso.

Unión de Guatemaltecos Emigrantes (UGE), desde el 2006 vienen trabajando con la comunidad y el sábado además de proveer la asistencia del proceso de Acción Diferida para los estudiantes, los agasajaron con un mole, para chuparse los dedos (Foto de Agustín Durán/Latinocalifornia.com).

“El problema es que si una persona no manda la solicitud con los papeles y respuestas adecuadas, entonces pueden descalificarlos y no es necesariamente porque no califican, sino por un error que se realizó al mandarlos”, expresó Mora.

El abogado agregó que hay todavía mucho temor en la comunidad por lo que pudiera pasar en las elecciones de noviembre, falta de información y cierto abuso que está deteniendo a todos los jóvenes que califican a pedir asistencia.

Recomendó a los estudiantes que asistan a los talleres de ayuda que organizan las organizaciones no lucrativas reconocidas porque ahí no tendrán que pagar  y siempre hay abogados asistiendo en el proceso.

Guillermo Torres, miembro de UGE, y uno de los organizadores indicó que la organización sabe del abuso y de la falta de información,  es por eso que están organizando los talleres y el proceso totalmente gratis, ya que en otras organizaciones no lucrativas tienen que pagar entre 40 o 50 dólares por la ayuda otorgada.

“Sabemos de la necesidad económica y de información que existe en nuestra comunidad”, explicó el activista. “Aquí les damos sus paquetes con sus solicitudes y les explicamos paso por paso. Hay abogados ofreciendo ayuda legal y asegurándose que los jóvenes mande los documentos correctos y cumpla con todos los requisitos para que no sean rechazados”.

El sábado en que se realizó el segundo taller organizado por UGE, un grupo de jóvenes y padres de familia que no tenían información previa recibían una presentación de la abogada Andrea J. García respecto al proceso.   Liliana Alonso, estudiante y parte del equipo de Soñadores de L.A. les explicaba un poco de la historia de los jóvenes y el Dream Act., mientras que los abogados Mora y Lavergne asistían a otros estudiantes para asegurarse que habían llenado su solicitud y tenían todos sus documentos en regla.

Todo esto se vivió, mientras que los miembros y voluntarios de UGE, en su mayoría mujeres inmigrantes, compartían un mole con arroz y ensalada, y ya planeaban el próximo taller para seguir ayudando a los jóvenes que los necesiten, sin importar si son de Guatemala o no.

Por su parte, el abogado Mora indicó que él estaría brindando asesoría gratis el tercer domingo de cada mes en la Placita Olvera a partir de las 10 a.m.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *