Intensifican la campaña a favor de la Proposición 38

Grupo de promotoras a favor de la Proposición 38.

María Luisa Arredondo

Si algo le preocupa a Sandra Matamoros es el futuro de la educación, especialmente porque ha visto cómo en los últimos cuatro años California ha recortado más de 20 mil millones de dólares en fondos para las escuelas y ha despedido a más de 40 mil maestros.

“Nuestros hijos merecen que invirtamos en ellos para asegurarles un buen futuro porque la educación es poder”, dice convencida Sandra, una madre de familia que fue maestra durante 18 años en su natal El Salvador y que ahora dedica gran parte de su tiempo a ser voluntaria para convencer a otros padres de familia de que voten a favor de la Proposición 38.

Esta proposición, que estará en la boleta electoral de noviembre, intenta recaudar 10 mil millones de dólares al año para restaurar los fondos para la educación mediante un aumento temporal a los impuestos que será de entre 0.4% y 11.5%, dependiendo del nivel de ingresos. Esto significa que quienes ganen más de un millón de dólares pagarían un promedio de 77 mil dólares, en tanto que quienes tengan un ingreso de entre 50 mil y 25 mil dólares pagarían 54 dólares anuales. Quienes ganen menos no tendrían que pagar nada. Este incremento impositivo terminaría en 2024.

Sandra explica que lo que más le gusta de esta proposición es que el dinero que se recaude irá directamente a las escuelas y servirá para recontratar maestros y ofrecer cursos que se han eliminado y que son necesarios para mejorar el desempeño de los alumnos y ayudar a que éstos se gradúen.

“Es muy triste ver cómo muchos jóvenes dejan la escuela o no pueden entrar a la Universidad porque no les dan las materias que necesitan ni tutoría para ponerse al corriente”, dice Sandra, quien es madre de Génesis, una jovencita que cursa el noveno grado y que, a pesar de estar en silla de ruedas porque le tuvieron que amputar ambas piernas, se distingue por su dedicación a los estudios y su empeño por ayudar a sus compañeros de clase.

“Mi hija tiene una gran inteligencia y un gran corazón. Yo  le he inculcado desde pequeña que debe ser solidaria con los demás, por eso es que siempre está dispuesta a darle tutoría a los compañeros que lo necesitan, sobre todo en materias difíciles como las matemáticas. Pero obviamente ella no puede ayudar a todos”, explica Sandra. Este problema, agrega, se evitaría si las escuelas les dieran a los jóvenes la asistencia que requieren.

Para promover la Proposición 38, Sandra recorre incansablemente su vecindario en la ciudad de Los Ángeles y los alrededores. “Voy a las escuelas, a los supermercados, a las iglesias, a todos los lugares donde veo que hay grupos de padres de familia que pueden escuchar mi mensaje. Es muy importante que nos unamos porque, si mejoramos la educación, todos saldremos beneficiados pues nuestros hijos podrán tener buenos trabajos y mejorará nuestra economía. Si no lo hacemos, todos saldremos perdiendo”, asegura.

Alma Márquez, quien ha trabajado por 15 años como  activista para ayudar a niños de minorías y escasos recursos y es ahora la directora del Voto Latino para la Proposición 38, manifiesta que lo que más le llama la atención de esta iniciativa es la transparencia con la que se manejarán los fondos y los controles que se implementarán para evitar que éstos se desvíen.

“Esta proposición garantiza que todo el dinero irá directamente a las escuelas y los políticos de Sacramento no podrán desviarlo para otros propósitos porque ello sera considerado como un delito mayor”, asegura Márquez.

“Además”, continúa Márquez, “se llevarán a cabo auditorías independientes anuales para asegurar que todo el dinero vaya a la educación y los distritos escolares tendrán que revelar cómo usaron los fondos y si éstos sirvieron para mejorar el desempeño académico de los alumnos”.

Márquez agrega que otra de las ventajas de la Proposición 38 es que requiere que padres y maestros participen en la decisión de cómo se debe gastar el dinero para mejorar los resultados de los estudiantes.

Una de las principales promotoras de la Proposición 38 es la conocida abogada y defensora de los derechos civiles, Molly Munger, quien indica que los latinos son especialmente importantes para esta proposición porque ellos entienden y valoran la importancia de la educación. “Tanto en nuestras escuelas como en nuestros recorridos por el estado vemos que los latinos ven la educación como el camino para un futuro mejor”, dice.

De acuerdo con Munger, los latinos son quienes más sufren cuando a las escuelas les faltan fondos. “Los grupos con ingresos más altos pueden poner dinero  privado en sus escuelas locales, pero muchas familias latinas no. Y debido a que California ha caído al lugar 47 en el país en lo que corresponde al financiamiento a la educación, aun las clases medias y altas han resultado afectadas por los recortes”.

Edward James Olmos con un grupo de estudiantes.

A la campaña a favor de la Proposición 38 se han unido incluso celebridades como el actor Edward James Olmos, quien recientemente hizo un llamado para que esta iniciativa sea aprobada.

“Yo nunca le he pedido a nadie que vote de cierta forma…en mis 65 años. Pero los niños, desde los 3 a los 17 años, necesitan de nuestra ayuda para que los impulsemos a que tengan una educación más alta. Por eso es que votaré “Sí” por la Proposición 38”, dijo el conocido actor durante un evento en un restaurante de Hollywood, que reunió a maestros, padres de familia y activistas a favor de esa iniciativa.

Aunque en las últimas semanas ha crecido el apoyo a favor de esta proposición, existe también un grupo de opositores encabezado por el presidente de la Cámara de Comercio de California, el director ejecutivo del Comité de Protección de los Contribuyentes de California y el presidente de la Asociación de Alguaciles de California.

Los argumentos principales en contra de la Proposición 38 son que los contribuyentes quedarían atrapados pagando impuestos más altos hasta 2024, con muy poca rendición de cuentas respecto a cómo se gastaría el dinero.

En las elecciones de noviembre la Proposición 38 estará en competencia con otra muy similar, la Proposición 30, promovida por el gobernador de California, Jerry Brown. Esta medida también pretende restaurar los fondos educativos, pero mediante aumentos temporales a los impuestos a las ventas y a los ingresos personales. La idea es que los primeros suban 0.25% durante cuatro años y que durante siete años se impongan impuestos más altos a quienes ganen más de 250 mil dólares anuales. Las escuelas de los grados kinder al 12 y los colegios comunitarios recibirían la mayor parte de los fondos y el resto sería para ayudar a balancear el presupuesto del estado. La medida también agrega a la constitución un cambio tributario para que los gobiernos locales paguen por la seguridad pública y otros servicios realineados en 2011.

Los críticos de la Proposición 30 indican que los aumentos a los impuestos no beneficiarían necesariamente a los salones de clase y podrían desviarse a otros rubros, como el de seguridad. Señalan, además, que esta iniciativa continuaría con los gastos descontrolados en Sacramento, sin hacer reformas significativas.

Hasta ahora, ambas proposiciones parecen contar con bastante apoyo por parte de los posibles votantes latinos del estado. De acuerdo con la encuesta “Los californianos y su gobierno” , del Instituto de Política Pública (PPIC), dos terceras partes de los encuestados apoyan la Proposición 30 y el 58% respalda la Proposición 38. Sin embargo, un sondeo reciente de USC /Dornsife/Los Angeles Times muestra que, a nivel general, el respaldo a la Proposición 30 cayó del 59% en mayo al 55% en septiembre.

En caso de que ambas proposiciones obtengan más del 50% de los votos en noviembre, la iniciativa predominante entraría en vigor y anularía la que tenga el menor número de votos totales.

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *