Mató a su primo de dos años tras agarrar su celular

Jesús Cornelio tendrá que cumplir seis años de prisión por la muerte de su primo (Foto: EFE/Departamento del Sheriff del condado de Weld, Colorado)

Un adolescente hispano de Colorado comenzó a cumplir este jueves una sentencia de seis años en una cárcel juvenil por haber matado a su primo, un niño de 2 años, durante una disputa por un teléfono celular.

Jesús Cornelio, de 18 años y residente en Greeley, al norte del estado, se declaró culpable de los cargos de abuso infantil agravado por la muerte del niño José Ángel Cornelio-Espinoza.

Según el parte policial, el pasado 22 de marzo Cornelio quedó a cargo de su primo y en un momento cuando ambos estaban en el sillón de la casa de Cornelio y el adolescente estaba usando el teléfono para ingresar a una conocida red social el niño trató de agarrar el celular.

Entonces, Cornelio, de acuerdo con la información oficial, golpeó fuertemente a José en el pecho, provocando su caída y, como consecuencia, un severo golpe en la cabeza al impactar contra la pata de una de mesa.

El joven habría tratado de revivir al pequeño, pero, al no poder hacerlo, llamó a los paramédicos, quienes se encontraron con José «vomitando y casi sin vida», indica el reporte policial.

José falleció dos días después en un hospital en Denver, durante una operación de emergencia.

«Esta ha sido una terrible tragedia que podría y debería haberse evitado. Si él (Cornelio) no hubiese actuado de la manera que lo hizo, el niño estaría vivo», dijo el juez de distrito Thomas Quammen, del condado Weld, este miércoles al imponer la sentencia.

El magistrado indicó que si Cornelio no cumple con las condiciones de su encarcelamiento, entonces la sentencia podría triplicarse y  podría permanecer en prisión durante 18 años adicionales. Esas condiciones incluyen completar los estudios secundarios y comenzar a tomar clases universitarias.

Cornelio podría haber sido sentenciado hasta 24 años en una cárcel para adultos, pero el juez optó por la sentencia reducida por el hecho que en el momento del incidente Cornelio era menor de edad y se declaró culpable de los cargos.

«Lo lamento. Perdónenme si pueden», dijo Cornelio a los padres de su primo, quienes estuvieron presentes en la corte para escuchar la sentencia.

Como respuesta, el fiscal asistente del condado Weld, Anthony Perea, leyó un documento preparado por los padres de José en el que expresan que «el dolor que sentimos no tiene explicación», agregando que «él (Cornelio) tiene que pagar por lo que hizo».

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *