Movimiento contra Peña Nieto busca unidad para impedir regreso del PRI

Miles marcharon en la ciudad de Guadalajara contra el regreso del PRI al poder.

México, 22 jul (EFE).- Un diverso movimiento cuyas filas se alimentan de agrupaciones estudiantiles, sindicales, partidistas y sociales se manifestó hoy en el corazón político de México, en una incipiente muestra de unidad contra el previsible regreso al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Miles de personas participaron en Ciudad de México en la protesta encabezada por el movimiento estudiantil «Yo soy 132», que irrumpió con fuerza en la campaña previa a los comicios del 1 de julio a partir de protestas de estudiantes universitarias contra el candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto.
De acuerdo con autoridades de la capital mexicana, entre 25.000 y 30.000 manifestantes se unieron a la «megamarcha nacional contra la imposición» que partió de las inmediaciones de la residencia presidencial de Los Pinos y llegó a la plaza principal de la ciudad, el Zócalo, una explanada rectangular de unos 46.800 metros cuadrados.
Una vez allí, la manifestación se fragmentó en sus distintos componentes, que se confundían con visitantes del Centro Histórico de la Ciudad de México.
El contingente del colectivo «Yo soy 132» se congregó frente al Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo federal, donde sus integrantes enarbolaban pancartas y coreaban lemas contra Peña Nieto y el PRI.
Algunos de los letreros aludían al presunto uso de dinero ilícito y rebase de topes de gasto en la campaña de Peña.
«Ganar con trampa no es ganar y es ilegal» o «Ustedes lavan dinero, nosotros limpiamos conciencias», eran algunos de los lemas.
Otros exigían al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que invalide las elecciones del 1 de julio, que según el escrutinio oficial dieron la victoria a Peña Nieto con el 38,21 % de los votos.
El tribunal tiene hasta el próximo 31 de agosto para pronunciarse sobre la validez de los comicios, que han sido impugnados por la coalición izquierdista Movimiento Progresista y su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, quien obtuvo el 31,59 % de los sufragios de acuerdo con el resultado oficial.
Otro de los principales componentes de la movilización fue el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), fundado en 2011 por el propio López Obrador para promover su plataforma política.
También participaron miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), que realizan desde hace más de dos años diversos actos de protesta contra la liquidación de la empresa eléctrica Luz y Fuerza del Centro, decretada por el presidente Felipe Calderón el 11 de octubre de 2009.
Muchos de los manifestantes, pertenecientes al Frente Popular en Defensa del Pueblo, gritaban consignas contra Peña Nieto por haber ordenado el 4 de mayo de 2006, durante su gestión como gobernador del Estado de México, una represión policial contra una protesta civil en la población de San Salvador Atenco, que dejó dos muertos y el arresto de más de 200 activistas.
El carácter abigarrado de la manifestación quedó reflejado en las declaraciones a Efe de Rafael Belmar, del movimiento Tendencia Marxista Militante.
«Hay un movimiento muy grande, con marchas de cientos de miles de personas en toda la República. Pero hay una contradicción entre toda esa energía y el ánimo de las dirigencias, de López Obrador, de los líderes sindicales, del ‘Yo soy 132’, que hacen llamados muy tibios, que desorganizan y confunden», dijo.
«Pero tampoco podemos decirle a López Obrador ‘hazte a un lado, ahora vamos nosotros’. Se puede (conseguir la invalidación y repetición de las elecciones) siempre y cuando llevemos a cabo la política de la unidad en la acción y la huelga general. ¿Quién tiene que convocarla? López Obrador», expuso.
Añadió que, de lo contrario, el PRI recuperará el poder que ejerció con mano dura durante siete décadas hasta que fue derrotado en el año 2000 en las urnas por el conservador Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el actual presidente Calderón.
«Pero si eso ocurre, no llegará en un ambiente de tranquilidad. Es un PRI que llega con una crisis mundial que aún no deja sentir plenamente sus efectos en Latinoamérica, y con un movimiento contestatario muy fuerte que no tenía el PRI de antaño», acotó.

 


Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *