how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Protestan contra hospitales que desatienden a inmigrantes

|

05 de junio, 2012

|
Protestan contra hospitales que desatienden a inmigrantes

La protesta la encabeza el pastor salvadoreño José Landaverde, quien lleva ya más de tres días de ayuno.

Chicago, 5 jun (EFE).- Un grupo encabezado por el pastor salvadoreño José Landaverde cumple hoy tres días de ayuno como protesta contra dos hospitales de Chicago que se niegan a realizar trasplantes de órganos a indocumentados sin seguro médico.
“Estamos un poco débiles pero no vamos a levantar la medida hasta que los hospitales accedan a dialogar”, dijo Landaverde a Efe.
La protesta se realiza en el local de la Misión Católica Anglicana Nuestra Señora de Guadalupe, del barrio mexicano La Villita, y además de Landaverde incluye a varios latinos con familiares necesitados de trasplantes.
Entre ellos, el mexicano Lorenzo Arroyo, de 35 años, que junto a su hermano Elfego, de 37, aguardan un trasplante de riñón.
Junto a Francisco, de 39 años, son tres hermanos que sufren de una rara enfermedad llamada amiloidosis, una condición que heredaron de su madre fallecida hace dos años.
Francisco es el único de los hermanos con los documentos en regla y fue trasplantado al ser atendido por los canales normales.
Con voz pausada y sentado en un sofá dentro de la misión, Lorenzo, habló con Efe sobre su participación en la huelga.
“Hasta ahorita me siento bien, gracias a Dios”, dijo Lorenzo. “Él me está dando fuerzas para resistir y hasta donde me de fuerzas hay que estar en huelga de hambre hasta que haya un acuerdo con los hospitales y decidan atendernos”.
Agregó que quiere pedirle a los gobiernos de México y Estados Unidos crear un fondo binacional para ayudar a los inmigrantes indocumentados que sufren enfermedades serias como él y sus dos hermanos, ya que “por ser indocumentados, estamos destinados a morir”.
En la lista de inmigrantes que necesitan ayuda inmediata para recibir trasplantes también figuran Jorge Mariscal y Marco Antonio García, quienes esperan por un nuevo riñón y no tienen posibilidades de pagar los costos de entre 100.000 y 250.000 dólares.
Sonia López, madre de Jorge Mariscal, de 24 años de edad, quien sufre de insuficiencia renal, dijo a Efe que permanecerá en huelga de hambre los días necesarios para encontrar la ayuda necesaria para su hijo y los hermanos Arroyo.
También participa en la huelga Hilda Burgos, cuyo hijo recibió hace años atrás un trasplante de riñón, pero que se unió a la protesta en solidaridad con los demás.
Su hijo Luis Jesús, dijo Burgos, ahora lleva una vida normal, por lo que esta madre está pidiendo la misma ayuda para los inmigrantes igualmente afectados.
Landaverde dijo que los manifestantes solamente ingieren líquidos y en el caso de Lorenzo los médicos le detectaron un aumento preocupante de la presión arterial.
“Es difícil pero vamos a luchar porque sabemos que en los hospitales hay gente de gran corazón, con un gran compromiso con Dios y con el pueblo”, dijo Landaverde.
El pastor se refirió al Centro Médico de la Universidad Loyola, “una institución cristiana que debería decidirse por el camino moral y ético”.
En el caso del Centro Médico de la Universidad de Illinois en Chicago, otro de los hospitales contra quien se dirige la protesta, Landaverde dijo que “se valora más el dinero que la vida de las personas”.
Ninguna de estas instituciones ha respondido hasta el momento al reclamo de los manifestantes. Un tercer hospital en disputa, el Christ, habría resuelto recibirlos el próximo viernes.
Landaverde dijo que el mensaje de la huelga de hambre es que “las personas se reconcilien con los pobres y los inmigrantes”.

Temática: Asuntos sociales|Asuntos sociales ; Demografía ; Inmigrantes indocumentados

Referencia: 1798284

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

El cierre del gobierno augura una guerra sin cuartel
El cierre del gobierno augura una guerra sin cuartel
Gracias por el rechazo en las urnas al discurso de odio
Gracias por el rechazo en las urnas al discurso de odio
“El futuro nos toca a nosotros y hay que prepararnos para eso”
“El futuro nos toca a nosotros y hay que prepararnos para eso”

Conéctate con los columnistas