Jesse Pelayo…»un libro abierto»

Jesse Pelayo, un hombre que cambió la Bolsa de Valores por impulsar la lectura.

Por: María Teresa Sarabia

 

Lo conocí en la Feria del Libro en Español de Los Ángeles, (“Léala”).  Se esperó al tercer día para comprar su mercancía, porque solo así puede alimentar sus 10 librerías a las que acuden quienes buscan la lectura a precios accesibles.

 

La vida de Jesse Pelayo es prácticamente como el titulo de este articulo…”Un libro abierto”.  Y lo digo convencida de mi afirmación, porque al conocerlo su dinamismo, honestidad y don de gentes, así lo demostraron.  Jesse es un joven de origen mexicano, quien en la actualidad se mueve en un imperio de libros.  A él le gusta promover la lectura y va más allá, acerca los libros a las distintas comunidades por medio de precios casi de regalo.

-“Es importante dar los libros a bajo costo porque la gente tiende a tomar el riesgo, si es algo que regularmente no hacen, leer.  Entonces vendiéndolos a uno o dos dólares, estamos abriendo mercado y despertando la curiosidad de la gente.  De otra forma, es difícil”, dice con entusiasmo, y una sonrisa, mientras caminamos en el interior de “Dollar Book Fair”, (una de sus 10 tiendas), al lado de una decena de estantes llenos de libros con distintos temas, y para todo tipo de público.

 

Jesse mira con agrado a quienes entran y salen de su librería, algunos solos, otros acompañados por sus hijos, y varios más con amigos.  Todos salen con bolsas llevando algo.

-“Por ahora el 99 por ciento son en inglés.  Pero eso va a cambiar.  Y en ésta tienda de Downey iniciaremos un área totalmente en español.  Ya hicimos la primera orden.  Los 100 mejores títulos los tendremos aquí.  Se venderán con 40 por ciento de descuento en comparación con el resto del mercado”, afirma satisfecho de iniciar un cambio en el que confía plenamente.

 

CONOZCAN A JESSE PELAYO…

 

Nacido en Ensenada, Baja California Norte, tiene dos hermanos, (Ángel y Carlos), y una hermana, (Gabriela).  Sus padres Feliciano Pelayo y Susana Ponce, emigraron a los Estados Unidos cuando él tenia 15 años.  Llegó al Sur de California a continuar sus estudios.

-“Estudié Licenciatura en Criminología, y Ciencias de Computación, con maestría en Educación”, comenta mientras me invita a sentarnos en una mesa justo frente a una de sus tiendas en la ciudad de Downey, California.

 

La curiosidad me invade… ¿cómo alguien que estudió “Criminología” es hoy dueño de un imperio de libros, y se confiesa enamorado de la enseñanza y la lectura?  Sin titubear un segundo se lo pregunto.  Y Jesse responde:

-“Siempre estuve involucrado en la computación y miraba que el futuro estaba lleno de investigación digital, quería entrar al FBI y hacer Cyber Crime.  Me gustan mucho todas las ciencias forenses.  Y mis maestros lo hicieron más interesante”, comenta.

 

Jesse Pelayo y la tecnología, se hablan de “tú”. Definitivamente no hay ninguna búsqueda para lo que él necesita, en la que no intervenga su iphone o su ipad.  Los libros y sus destinos siempre los tiene a un “click” de distancia.  Y fue la docencia, profesión inspirada por sus maestros de High School, (Preparatoria), lo que lo llevó a cambiar su carrera como criminalista, por la de educador y promotor de la lectura.

-“Hice solicitud en el FBI, me llamaron, pero no lo busqué más porque me enamoré de la docencia.  La directora de la escuela Franklin High School, me motivó, y antes de graduarme de la universidad ya tenia la oferta para dar clases, ya que antes fui ayudante de maestro.  Me encantó hacerlo.  Estaba chavito pero me gustó la dinámica de la enseñanza.  Uno aprende más cuando enseña que cuando es alumno”, dice con un entusiasmo que le da brillo a su mirada, y una sonrisa llena de la satisfacción que solo tiene quien de corazón se entrega a una profesión que ama.

 

Durante 12 años ejerció su labor como maestro.  Después la cambió por el “stock market”, (corredor de bolsa).  Ahí hizo mucho dinero. Sin embargo, la avaricia y los dólares nunca compraron sus convicciones.

-“Cuando estuve en el stock market, me pasaba las noches haciendo operaciones de miles de dólares, había bastante dinero, pero no me satisfacía.  Quería seguir con algo relacionado a la enseñanza”.

 

Pero sin duda la vida deja señales en cada sendero.  Y en el caso de Jesse, puso dinero en su camino, que le serviría para financiar su regreso a la labor educativa, desde otro frente.

-“Tuve contacto con el programa NO CHILD LEFT BEHIND, (ningún niño se queda atrás), fui coordinador, y parte de mi trabajo era promover la lectura entre los niños.  Gastaba cientos de miles de dólares en libros y todo lo relacionado con la lectura.  Luego pensé: ¿qué negocio debo hacer? Y se me ocurrió que el mas noble es el de la lectura.  Yo crecí sin leer y pensé que mi deber era promoverla”.

En seguida comenzó a “atar cabos”.  Reflexionó sobre la falta de progreso de la comunidad hispana y lo relacionó con la carencia de información.  Comenzó a visitar librerías, y proveedores de material a bajo costo.

-“Me topé con un muchacho dueño de una librería en Burbank.  Vendía libros baratos.  Y como a mi me iba bien en la bolsa de valores, el chico me habló y lo apoyé con un préstamo de 25 mil dólares para abrir otra librería.  Todo salió bien.  Después abrimos un total de 7, desde Santa María, hasta San Ysidro.  Pero el asunto no funcionó.  Perdió las tiendas”, me cuenta sobre su primera experiencia.

 

SIN DARSE POR VENCIDO…

La vida retó a Jesse luego de la pérdida de las 7 librerías.  El siguió creyendo en la transmisión de la lectura a bajo costo, y se aventuró a abrir sin socios nuevas tiendas.

 

Actualmente la huella de Jesse y su cadena independiente llamada: “Dollar Book Fair”, cuenta con 10 establecimientos.  8 en el Sur de California, y 2 en Oregon.   Jesse pretende abrir más en otros estados del país.  Y no solo eso.  El también proveerá atractivos títulos de libros en español.  Convertirá la mitad de cada tienda en una sección de material para los hispanos.  Es decir, que sus negocios serán como un cultivo de letras en español cuyos sembradíos le permitirán obtener una cosecha de prominentes lectores a corto y a largo plazo.

-“Mi margen de ganancia será pequeño.  Uno o dos dólares está bien.  En el mercado general la ganancia es de 50 por ciento.  Pero si yo le puedo sacar un dólar es suficiente porque estás dándole a la gente la oportunidad de encontrar algo que les guste.  Si lo compran por Internet van a pagar más.  Conmigo siempre van a ahorrar.  También me gustaría llevar en un momento el mismo libro en varios idiomas, los que se hablen en la comunidad que viva donde están mis tiendas”.

 

Su dinamismo me contagia.  Mientras me explica sobre el acomodo de los libros por secciones, me invita a visitar su centro de distribución en La Mirada, una ciudad cercana a Downey, (alrededor de 15 millas de distancia).  Acepto y nos ponemos en camino.

 

Al llegar, conozco su bodega de 19 mil pies cuadrados y un mundo de libros en su interior.  Llegan de distintas partes de los Estados Unidos, y un equipo de 12 personas trabajan ordenándolos por temas, destinos, y precios.  Hay un mar de títulos.  Uno me salta a la vista por su portada amarilla y el dibujo de una dama comprando, se llama: “Why we buy”, (Por qué compramos).  Al ver mi atracción hacia el ejemplar, Jesse comenta:

-“Cuando un libro atrae tu atención, es que debes leerlo.  Llévatelo!  Así es como elijo mi lectura.  Leo todos los que me atraen”,  y menciona uno que recién termino: “The Dragons of Eden” (Los Dragones del Edén), de Carl Sadan, que habla sobre la evolución de las especies, y cuyo ejemplar encontró en medio de todas esas cajas que a diario reciben en sus bodegas.

 

CON “UN DÓLAR”…SE PAGA LA RENTA?

Mientras literalmente me sumerjo en un mar de libros, es inevitable preguntarle:

¿Cuántos libros de un dólar debes vender para pagar la renta de cada local?  Jesse siempre sonriente y sin titubear contesta:

-“En Downey la renta me cuesta 5 mil dólares mensuales, más electricidad, salarios, costos de libros etc.  Para que los gastos salgan tengo que vender por lo menos 14 o 15 mil libros al mes.  Pero déjame decirte que si se venden.  En Laguna Beach vendo mucho.  Y en Moreno Valley todo el día está llena la tienda”.

Después al ver la comodidad que le brinda a los clientes para caminar por toda la tienda, a la que pueden entrar con bolsas, o las carriolas de sus hijos, de nuevo le pregunto:

-¿ Y qué haces cuando alguien se lleva libros sin pagar entre sus cosas?

Jesse cruza los brazos, y desenfadadamente ríe y contesta:

-“Como soy maestro, no me ofende, me halaga.  Si alguien va a robar un libro para leer y aprender, que chin…Hasta yo le ayudo.  Me preocupa más que en mis tiendas la gente se sienta segura, que nada les pase mientras están ahí.  Para mí robar libros equivale a robar comida.  Yo no pondría a nadie en la cárcel por hacerlo”.

 

LAS FERIAS DEL LIBRO…

 

Jesse Pelayo cree en las ferias del libro.  Acude a ellas siempre en busca de ideas y materiales de apoyo para la promoción de la lectura.

-“Son esenciales, parte del cambio cultural.  Tenemos que crear lectores desde la infancia, y que los adultos que son papás también lean”.

Luego comenta que durante su infancia, solo tuvo contacto con los libros de texto que le daban en la escuela, por eso ahora lee todo lo que llega a sus manos.

 

CIRCULOS DE LECTURA…

Acercar libros a la comunidad no solo se hace a través de sus tiendas, ahora Jesse desea involucrarse en el proceso de crear círculos de lectura.

-“Es parte importantísima para promover la lectura y atraer nuevos lectores.  Quiero hacerlo en todas las tiendas.  Y comenzaremos el proceso en español”.

 

Para un joven acostumbrado a salarios de miles de dólares, cambiarlo por la satisfacción de cultivar el gusto por la lectura, hoy lo es todo.

-“Ser parte del cambio cultural latino, es ser parte de un proceso que cambiará destinos”.

Luego ante mi asombro al encontrar entre las cajas de su bodega, los tomos completos de la ya extinta en papel “Enciclopedia Británica”, Jesse me dice:

-“Me encanta leer libros viejitos.  Ahora tengo la oportunidad de leer todo lo que me interesa y que aquí encuentro.  Me gusta leer sobre filosofía, la evolución de las especies, las galaxias…todo lo que para mi da sentido al significado de la vida”.

 

Si deseas conocer la historia de TN Digital, visita: www.terenotas.com , síguenos en Twitter @mtsarabia , y si deseas ordenar ejemplares impresos, ve a www.magcloud.com, teclea la palabra Terenotas, seguida del numero de revista.  Ellos envían a cualquier punto dentro de los Estados Unidos.  Y ahora ya puedes descargar la aplicación “MC magcloud for ipad”, para descargar también ahí la versión digital.  Y claro síguenos cada Miércoles en Facebook.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *