Primavera en la Ibero

María Luisa Arredondo

Se suponía que iba a ser una visita “segura” en  la que Enrique Peña Nieto cosecharía aplausos y porras de los estudiantes de la  Universidad Iberoamericana, en su mayoría “niños bien”, hijos de funcionarios y empresarios beneficiados por el estatus quo. No había razón alguna para temer que algo inesperado podría ocurrir.

Y, sin embargo, ocurrió. Todo comenzó  durante la sesión de preguntas a Peña Nieto.  Los estudiantes lo cuestionaron una y otra vez sobre su participación en Atenco, cuando gobernaba el Estado de México. El priísta finalmente cayó en la trampa y, por primera vez, reconoció su responsabilidad directa en el empleo de la fuerza pública que terminó con la muerte de dos residentes de ese poblado y docenas de mujeres violadas por la policía.

Pero lo peor estaba por venir. Como lo hemos atestiguado en los múltiples videos que circulan en YouTube, centenares de alumnos de la Ibero terminaron de tajo con el estereotipo de que son unos simples “hijos de papi” y, con la osadía propia de su juventud, expresaron su absoluto rechazo a Peña Nieto durante su visita a la Universidad. Al grito de consignas como “Fuera, fuera, la Ibero no te quiere”, “Asesino” y “Enrique, se ve, se siente delincuente”, obligaron al candidato del PRI a huir por la puerta de atrás.

A partir de ese día, el proceso electoral –que se había caracterizado por la mediocridad de las campañas- ha cobrado una nueva dinámica, que solo el entusiasmo y la energía juvenil eran capaces de inyectarle. Acusados por el equipo de Peña Nieto de haber sido manipulados y de ser unos impostores -ataques repetidos por algunos medios de comunicación, entre ellos Televisa- los jóvenes se dieron a a la tarea de difundir a través de las redes sociales un video llamado “Somos 131” en el que se identifican , con su credencial en mano, como alumnos de esa Universidad.

Las muestras de apoyo a los estudiantes de la Ibero no se han hecho esperar. Alumnos de la Anáhuac, del Tecnológico de Monterrey, del ITAM, del Politécnico, de la UNAM y muchos otros centros de educación superior en el país se han unido a las voces de protesta contra Peña Nieto porque les preocupa el grave retroceso que representaría para México el regreso del PRI al poder.

.Aunque el movimiento juvenil no se ha manifestado abiertamente por un determinado candidato, gran parte de los estudiantes ha expresado su apoyo a López Obrador. Más de diez mil jóvenes se congregaron en torno al perredista el pasado lunes en la Plaza de las Tres Culturas, donde el 2 de octubre de 1968 el gobierno del priísta Gustavo Díaz Ordaz reprimió a sangre y fuego a los estudiantes ahí congregados. La sola presencia de los jóvenes en ese lugar trajo a la memoria recuerdos de los peores tiempos del PRI, cuando la disidencia se pagaba con la cárcel o incluso con la vida.

Difícilmente se puede pronosticar qué tan grave ha sido el daño que ha sufrido Peña Nieto a raíz de su visita a la Ibero. Lo que sí sabemos es que, desde ese día, los jóvenes, que potencialmente representan 14 millones de votos, han decidido salir a las calles y hacer oír su voz. Como ex alumna de la Ibero (credencial #23210) sólo puedo decir que nunca me había sentido más orgullosa de mi alma máter.

 

**María Luisa Arredondo es directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *