¡Charles Horman sigue vivo!

Francisco Leal Díaz.

Por Francisco Leal Díaz

SANTIAGO DE CHILE.- El próximo 15 de mayo el periodista estadounidense, Charles Edmund Horman, nacido en Nueva York en 1942, habría cumplido 70 años de vida… si no hubiese desaparecido en Chile el 17 de septiembre de 1973, seis días después del cruento golpe de Estado que derrocó al Presidente Salvador Allende.

Horman, entonces joven e idealista, se había establecido en Chile junto a su esposa Joyce para participar y escribir sobre la experiencia política del gobierno de Allende, con expectante repercusión a nivel internacional.

Sin embargo, los militares golpistas, coludidos con oscuros funcionarios de la embajada estadounidense en Santiago, y efectivos navales de EE.UU. que “coincidentemente” participaban en ejercicios conjuntos en la denominada “Operación Unitas”, lo arrestaron por considerarlo un sujeto peligroso y subversivo, particularmente por sus incisivas colaboraciones con medios progresistas y de izquierda.

Pero hoy, más que nunca, Charles Horman sigue vivo. La abogada querellante, Fabiola Letelier —tras la exhibición en el Círculo de Periodistas de Santiago de la película “Missing”, dirigida por Costa-Gavras e interpretada por Jack Lemonn y Sissy Spacek, basada en el caso Horman—, aseguró que en las próximas semanas se reactivará el proceso. La querella entablada contra el gobierno de Chile apunta a restablecer costos por daños y perjuicios morales derivados del asesinato de Horman.

La abogada Letelier es hermana del ex canciller chileno Orlando Letelier del Solar, asesinado en Washington el 21 de septiembre de 1976, crimen ordenado por el propio dictador chileno, Augusto Pinochet.

El caso de Charles Horman ha vuelto a cobrar vigencia. Como se recordará, hace un par de años el renombrado juez Juan Guzmán Tapia —ahora jubilado— realizó en el Estadio Nacional la reconstitución de los hechos para determinar cómo fue torturado y luego ejecutado este ciudadano estadounidense, perseguido por denunciar la intervención de la CIA en el golpe de Estado.

El Estadio Nacional fue utilizado por el régimen de Pinochet como campo de detenidos políticos, donde se torturó y fusiló a cientos de opositores. Días después del sangriento golpe, los periodistas estadounidenses Charles Horman y Frank Teruggi ingresaron en calidad de detenidos a este tétrico recinto. Teruggi fue igualmente masacrado allí.

Los cadáveres de ambos profesionales de la información, que cubrían los acontecimientos acaecidos entonces en Chile, fueron detectados a fines de 1973 en la morgue de Santiago, con evidentes señales de haber sido torturados sin piedad antes de su ejecución.

El drama para el joven matrimonio conformado por Charles y Joyce Horman comenzó el 17 de septiembre de 1973, al ser detenido seis días después del golpe. Aunque ciertos funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Chile estaban enterados de la detención de Horman, negaron sistemáticamente información a su esposa Joyce y a su padre, Ed Horman, quien se trasladó desde Nueva York a Santiago para participar en la angustiosa búsqueda del periodista desaparecido.

A partir de aquellos aciagos días, Joyce Horman ha sostenido una férrea e incansable lucha. Ha repetido, desde entonces, incesantemente: “Este caso, con o sin Pinochet, debe ser investigado hasta las últimas consecuencias. No descansaré hasta determinar las circunstancias en que fue asesinado Charles Horman, cómo fue asesinado y quién dio la orden de matarlo”.

La viuda de Charles Horman, a través de sus abogados querellantes Fabiola Letelier y Sergio Corvalán, ha proporcionado toda clase de antecedentes para avanzar en el proceso de investigación.

Trascendió durante un procedimiento de reconstitución, ordenado en su oportunidad por el juez Guzmán, un antecedente importante. Estuvo en la ocasión presente el ex cónsul de Estados Unidos en Santiago, Frederich Durban Purdy, en plenas funciones diplomáticas durante el golpe del 73. Acosado por la prensa de la época, en un incipiente español aseguró nunca haber visto a Charles Horman, ni vivo ni muerto. Comentó eso sí, de manera evasiva, que “como era izquierdista, tenía un profundo odio hacia las autoridades de su país”.

Sin embargo, existen evidencias que debido a la inestabilidad generada en Chile tras el golpe militar, el propio Charles Horman acompañado de una amiga estadounidense que se encontraba de paso en este país, Terry Simons, habían concurrido al consulado para solicitar ayuda e intentar salir de Chile.

Las declaraciones del ex cónsul Purdy ante el juez chileno, en todo caso, han servido para estructurar una cronología más clara de los hechos registrados durante la desaparición de Charles Horman. Reconoció, por ejemplo, haber recibido llamadas telefónicas, entre el 18 y 19 de septiembre, de amigos de Horman dando cuenta de su desaparición.

El ex diplomático reconoció, además, haberse reunido con Joyce Horman y Terry Simons por esos turbulentos días, aunque no pudo precisar la fecha. Según la parte querellante, ello habría ocurrido el día 22 de septiembre de 1973.

En sus declaraciones el ex cónsul estadounidense ratificó la existencia en su dependencia diplomática de fichas con datos de estadounidenses desaparecidos. Aseguró que en la de Horman no había constancia de denuncia y que allí se precisaba además que “Joyce Horman no había visto a su marido hacía una semana”.

Otra declaración relevante de Frederick Purdy fue reconocer que un alto oficial de Investigaciones, de quien no recuerda su nombre, le informó entre el 15 y 16 de octubre de la muerte de Charles Horman. Ante este significativo antecedente, los abogados querellantes creen haber detectado una valiosa pista para determinar quienes están involucrados en el asesinato del periodista estadounidense.

¡Charles Horman sigue vivo! La prensa solidaria no lo ha olvidado; Joyce Horman tampoco ha cesado en su lucha por obtener justicia… sin lograr olvidar que Charles estaría cumpliendo ahora 70 años de vida.

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *