how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Exigen un alto a las deportaciones que separan a familias

|

06 de abril, 2012

|
Exigen un alto a las deportaciones que separan a familias

 

Feiipe Montes con su esposa y uno de sus tres pequeños hijos.

María Luisa Arredondo

El  Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) dio a conocer hoy un reporte en el que reconoce que tan sólo en la primera mitad de 2011 deportó a casi 47 mil padres de niños nacidos en Estados Unidos.

Defensores de los inmigrantes destacaron que detrás de estas cifras se encuentran casos dramáticos que causan un sufrimiento indescriptible a las familias separadas, por lo que exigieron al gobierno federal que detenga la política indiscriminada de deportaciones.

La deportación masiva de padres de niños estadounidenses es un enfoque cruel, irracional y antiamericano para lidiar con un sistema anticuado de leyes de inmigración que requiere de una actualización urgente”, aseguró Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

Uno de los casos más conocidos sobre la tragedia que representa para muchas familias la aplicación de esta política es el de Felipe Montes, un indocumentado mexicano de 32 años que fue deportado a su país en 2010. Como resultado de ello, el hombre dejó en el desamparo a su esposa y a sus tres pequeños hijos nacidos en Carolina del Norte, donde trabajaba como jornalero.

Montes había ingresado ilegalmente a Estados Unidos en 2003 y se casó con una ciudadana estadounidense en 2006, pero lo deportaron por el alto número de multas de tráfico que había acumulado. No tenía licencia para conducir, ni seguro de auto y ello le ocasionó constantes problemas con la ley.

El caso ha llamado particularmente la atención porque los tres pequeños de Montes han sido colocados en un hogar de crianza debido a que la madre tiene problemas mentales. Las autoridades de Carolina del Norte buscan ahora quitarle la patria potestad a Montes y dar a los niños en adopción, bajo el argumento de que el padre no es capaz de darles una buena vida en México y de que no puede ser admitido a Estados Unidos por ser indocumentado.

“Yo no tomo, no fumo, no uso drogas y amo a mis hijos, no es justo que me los quiten”, ha declarado Montes. Varios abogados de inmigración como Carl Shusterman opinan que, aunque el caso legal es complicado, no sería imposible que se pudiera tramitar el regreso de Montes, bajo el argumento de que su deportación ha causado un enorme sufrimiento a sus pequeños hijos.

El problema, sin embargo, es el dinero. Montes, quien ahora trabaja como campesino en el estado de Tamaulipas, no gana lo suficiente para contratar a un abogado.

Según funcionarios del ICE, aunque su intención no es separar familias, no existe en el país un sistema que permita a los padres que han sido detenidos tomar decisiones acerca de sus hijos o bien reunirse con ellos.

Expertos en leyes reconocen que miles de padres pierden la custodia de sus hijos cada año, no por descuido o abuso sino simplemente porque son indocumentados.

Un reporte de la organización Applied Research Center, con sede en Nueva York, descubrió que alrededor de 5,100 niños en 22 estados de la nación se encuentran en hogares de crianza porque sus padres fueron detenidos o deportados.

Salas opina que el reporte del ICE sobre las cifras de padres deportados pone en relieve la inmoralidad del sistema de inmigración de este país. “A través de un enfoque ciego, descuidado y errático de la aplicación de las leyes migratorias, Estados Unidos está separando a familias y dejando a decenas de miles de niños nacidos aquí totalmente desamparados”.

La directora de CHIRLA agregó que si la administración Obama está realmente preocupada, como dice, por las familias inmigrantes, se debería poner un fin a estas prácticas. “¿Cuántos reportes más de abusos a los derechos humanos se necesitan emitir para que los líderes de nuestra nación den una solución bipartidista a la crisis migratoria?”, se preguntó.

Salas precisó que bajo la gestión de la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, el número de familias inmigrantes separadas ha crecido de manera significativa. “De acuerdo con un reporte dado a conocer por el Congreso esta semana,  parece ser que casi un cuarto de las 450 mil deportaciones del año pasado, afectaron  a padres de ciudadanos estadounideneses. Nos debemos preguntar cuántos de esos padres representaban un peligro tan grande para la sociedad que se necesitó deportarlos a pesar del gran daño financiero y moral que ello representa para las generaciones venideras”.

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

¿Sabrán los demócratas lo que está en juego en 2020?
¿Sabrán los demócratas lo que está en juego en 2020?
Ante la muralla invisible del racismo
Ante la muralla invisible del racismo
La realidad ‘trumpiana’ supera toda ficción
La realidad ‘trumpiana’ supera toda ficción

Conéctate con los columnistas