how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Obama quiere pintar a Arizona de azul

|

28 de febrero, 2012

|
Obama quiere pintar a Arizona de azul

Obama confía en el voto latino para que Arizona pase al lado demócrata.

Por Maribel Hastings

America’s Voice

PHOENIX –  Que la campaña de Barack Obama abra su cuarta oficina en Arizona en medio de un vecindario altamente latino de Glendale no es coincidencia. Apostando al incremento de latinos elegibles para votar que pueden registrarse y a la movilización generada por las políticas anti inmigrantes, los demócratas esperan que Arizona no sea sólo competitivo sino que pueda pasar a la columna demócrata azul en noviembre.

El último demócrata en lograrlo fue Bill Clinton en 1996.

Mientras los republicanos buscan su candidato presidencial, Obama for America amplía su presencia en estados clave para la reelección, no sólo los que ganó en el 2008 sino los que perdió, como Arizona, y donde el voto latino podría impulsarlo.  Es parte de la estrategia de compensar con estados del Oeste las pérdidas que puedan tener en otras partes del país.

En el 2008, Obama perdió Arizona por apenas nueve puntos porcentuales pese a ser el estado del entonces contendiente republicano, el senador John McCain, quien ganó con 54% del voto sobre 45% de Obama.

Hasta ahora, Obama for America en Arizona ha conducido más de 237 bancos de llamadas, decenas de eventos centrados en temas de interés para los latinos, y más de 439 eventos de registro de votantes.

Rudy Espino, profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Arizona (ASU), consideró que es probable que Arizona se torne más competitivo.

“En cada ciclo electoral, el crecimiento de la población latina sumado al hecho de que el Partido Republicano de Arizona sigue apartando a los latinos cada vez más, crea la posibilidad de colocar a Arizona en la llamada categoría de ‘estado oscilante’ que escuchamos sobre Florida, Nuevo México y Nevada. No creo que sea al mismo nivel de competitividad de Nuevo México y Nevada por sí mismo, pero ciertamente se está moviendo en esa dirección”, indicó.

Arizona será también más competitivo porque el próximo contendiente republicano no es del estado, como McCain.  “El efecto del estado-hogar no estará presente este año”, dijo Espino.

“Hay dos factores en juego que serán determinantes en el papel que jugarán los latinos: uno es cuánto los republicanos los aparten, y otro es cuánto trabajen los demócratas para cortejar ese voto latino”, añadió Espino.

“Los demócratas no pueden sólo sentarse y esperar que con toda su retórica anti inmigrante, los republicanos van a lanzar a los votantes latinos a sus brazos”, afirmó. “Los votantes latinos quieren ver alguna evidencia tangible de que el Partido Demócrata está haciendo algo por ellos y por sus preocupaciones”, agregó Espino.

En la víspera de la primaria republicana en Arizona, la Oficina de Phoenix Central de Obama for America condujo un banco de llamadas centradas en potenciales votantes latinos demócratas e independientes.

La vicepresidenta del Comité Nacional Demócrata (DNC), Linda Chávez-Thompson, agradeció el apoyo de los voluntarios “para convertir a Arizona en un estado azul para Obama” porque “la alternativa (republicana) es una pesadilla”.

Aunque Obama no ha concretado su promesa de impulsar y promulgar una reforma migratoria integral, Chávez-Thompson opinó que el trato a los inmigrantes en Arizona “resuena” entre hispanos de primera, segunda o tercera generación. “Especialmente aquí en Arizona eso resuena entre los latinos y es nuestra intención hacer que ese mensaje se escuche alta y claramente”, señaló.

Dee Dee García-Blase, fundadora del National Tequila Party, indicó que para impulsar el registro y la movilización de votantes hispanos en Arizona, un arma que deben usar los demócratas son las figuras del ex presidente del Senado estatal, Russell Pearce, principal promotor de la SB 1070, y del alguacil Joe Arpaio, como hicieron en el 2010 con Tom Tancredo en Colorado. “Si el Partido Demócrata emula el modelo de Colorado, pueden ciertamente tornar a Arizona azul este año”, dijo García Blase, que abandonó el Partido Republicano,  ahora es independiente y centra sus esfuerzos en registrar votantes.

Matt Barreto, co fundador de la firma encuestadora Latino Decisions y profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad de Washington, reiteró que el reto de los demócratas es contrarrestar la falta de entusiasmo de votantes latinos que por un lado sienten que son atacados por los republicanos, pero por el otro se sienten frustrados ante la falta de una reforma migratoria, un tema definitorio para muchos a la hora de votar.

Pero según se acerque la elección general, señaló Barreto, los votantes verán claros contrastes entre las políticas que Obama quiere impulsar, aunque algunas no se hayan concretado, y las que el nominado republicano quiere impulsar “y eso hará que los electores latinos comiencen a pensar en la importancia de votar”.

En las etapas tempranas de la elección la gente se muestra desinteresada, pero cuando se intensifica el proceso “hemos encontrado que las personas más frustradas son también las más informadas políticamente” y las que tienen mayor tendencia a participar del proceso.

Para Barreto, la campaña de Obama debe centrarse no sólo en la movilización de votantes hispanos sino en el registro. En 2008 lo hicieron con los  afroamericanos en Virginia, Carolina del Norte e Indiana y ese registro de votantes por sí solo hizo que esos estados fueran competitivos y que finalmente los ganara.

“Si Arizona va a ser verdaderamente competitivo, un estado que (los demócratas) puedan verdaderamente ganar, tienen que enfocarse en el registro de votantes porque hay cientos de miles de latinos en Arizona que son ciudadanos y elegibles para votar pero que no se han registrado”, indicó Barreto.

Mientras más latinos se registren, más votarán. En lugares como Arizona o Nevada donde los latinos se inclinan a los demócratas, agregar más al registro de votantes supondrá enormes dividendos para los demócratas, concluyó Barreto.

**Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America’s Voice

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Certezas sobre DACA mientras se espera la respuesta de la Suprema Corte
Certezas sobre DACA mientras se espera la respuesta de la Suprema Corte
El momento de la verdad para DACA ante la Suprema Corte es también el momento de la verdad para el juez John Roberts
El momento de la verdad para DACA ante la Suprema Corte es también el momento de la verdad para el juez John Roberts
La metáfora del odio antiinmigrante en una botella de ácido
La metáfora del odio antiinmigrante en una botella de ácido

Conéctate con los columnistas