how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Congreso acuerda prorrogar beneficios de desempleo

|

17 de febrero, 2012

|
Congreso acuerda prorrogar beneficios de desempleo
El trabajo de los congresistas en Washington, D.C., se intensifica en estos días antes del receso de la próxima semana. Foto: EFE

Washington, D.C. (EFE).- El Congreso de Estados Unidos aprobó una prórroga de los recortes de impuestos a la nómina para 160 millones de estadounidenses y de beneficios de desempleo hasta finales de 2012, en medio de disputas sobre cómo reducir el déficit.

La Cámara de Representantes aprobó la medida bipartidista con 293 votos a favor y 132 en contra, y el Senado, donde afrontaba una mayor resistencia de los republicanos, tuvo una votación de 60-36.

La medida pasa ahora al despacho del presidente Barack Obama, que ha prometido promulgarla lo antes posible. El mandatario apuesta por la creación de empleos, la recuperación económica y la defensa de la clase media como arma para su reelección en noviembre próximo.

El Congreso tomará un receso la próxima semana y, sin una aprobación de la medida, los impuestos a la nómina hubiesen regresado a su tasa del 6.2 % a partir del próximo 1 de marzo.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, defendió el alcance de la iniciativa para proteger a la clase media pero señaló que para reducir el déficit lo justo, en su opinión, sería aumentar los impuestos a los más ricos, a los que ganan más de un millón de dólares al año.

“Eso no está en este proyecto de ley pero será parte del debate que continuaremos” en el Congreso, agregó.

La iniciativa prevé una extensión de los recortes de impuestos a la nómina en dos puntos porcentuales, de los beneficios de desempleo y del reembolso pleno para los médicos que participan en el Medicare, un programa de cobertura médica para ancianos y jubilados.

Según el texto de la medida, la extensión de los recortes tributarios se traduce en unos mil dólares adicionales en los bolsillos de una familia típica en lo que resta de 2012.

La medida garantiza hasta 99 semanas de beneficios de desempleo, dependiendo del estado pero, a largo plazo, reducirá paulatinamente el número máximo de semanas de beneficios de desempleo.

Así, el número bajaría de 93 a 63 semanas en aquellos estados donde la tasa de desempleo mejore y se sitúe cerca de la tasa nacional del 8.3%.

En los estados donde la tasa alcance o supere el 9%, el número de semanas de beneficios bajaría de 93 a 73 hasta diciembre próximo.

Se calcula que la medida beneficiará a 25 millones de trabajadores hispanos, y a 1.1 millones de hispanos desempleados, especialmente los que llevan más de seis meses sin trabajo.

Aunque en la Cámara Baja la mayoría de los republicanos aceptó a regañadientes el proyecto de ley –finalizado el jueves tras intensas negociaciones–, los del Senado habían amenazado con bloquearlo.

Al final, la votación fue una inusitada muestra de bipartidismo en ambas cámaras del Congreso, si bien legisladores de ambos partidos expresaron abiertamente sus desacuerdos.

“Nuestros padres fundadores reconocieron que Washington no estaría siempre unido pero en su sabiduría también sabían que un gobierno dividido aún debe gobernar. Es lo que estamos haciendo: gobernando y dando soluciones a los problemas que afrontan los estadounidenses en su vida diaria”, dijo el legislador republicano de Michigan, Dave Camp, que participó en las negociaciones.

En parte la controversia estuvo generada por que la medida añadirá alrededor de 100,000 millones de dólares al déficit en los próximos diez años, que en la actualidad se sitúa en un billón de dólares, y no había consenso sobre cómo financiarla.

Como parte de las concesiones, se acordó exigir que los nuevos empleados federales aumenten sus contribuciones a sus beneficios de pensiones, entre otras medidas.

En pleno año electoral, muchos republicanos temían que apoyar esta iniciativa los dejaría vulnerables a ataques de los activistas del movimiento ultraconservador del Tea Party que, en aras de la austeridad fiscal, exigen recortes al gasto público.

Los congresistas ya habían aprobado una prórroga de dos meses en diciembre pasado, en parte para evitar el costo político de una subida de impuestos para la clase media.

El Congreso de EE.UU. retomará esta batalla a finales de año, cuando tenga que pronunciarse sobre otra prórroga de la medida, otro aumento del techo de la deuda y mayores recortes al gasto fiscal, entre otras medidas de alto voltaje político.

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Cuando la verdad ya no importa con Trump en el poder
Cuando la verdad ya no importa con Trump en el poder
El futuro migratorio de EEUU en la cargada balanza de 2020
El futuro migratorio de EEUU en la cargada balanza de 2020
Tambores de guerra en medio del juicio político a Trump
Tambores de guerra en medio del juicio político a Trump

Conéctate con los columnistas