‘Ocupan’ la Alcaldía de Pasadena, después del Desfile de las Rosas

Unas 200 personas protestaron frente a la Alcaldía de Pasadena durante tres horas. Foto: Aurelia Fierros.

Por Aurelia Fierros/ Especial para Latinocalifornia.com

Luego de ser abucheados por unos y vitoreados por otros, unos 200 de los más de 4,000 miembros del movimiento Occupy que participaron en el Desfile de las Rosas, ‘ocuparon’ la Alcaldía de Pasadena por espacio de tres horas.

“Estoy aquí porque llegó la hora de levantar la voz de protesta contra un sistema tan injusto como el que nos ha tocado vivir en los últimos años… tiene un significado especial porque de alguna forma el desfile de las rosas acapara la atención mediática del mundo y se aparenta nada más una realidad cosmética; y el hecho de traer la marcha [del movimiento Occupy al desfile] es un acto simbólico para mostrar la otra cara de la gente que está desempleada, de las gentes que han perdido sus casas, de la gente que de una forma u otra, ha golpeado la crisis económica,” dijo José García, miembro de Occupy Ontario.

El contingente, que utilizó como símbolo un pulpo hecho de plástico reciclado, se formó hasta el final de los carruajes oficiales y siguió el trayecto tradicional sobre el internacionalmente conocido Boulevard Colorado, casi tan afamado como la calle que lleva el nombre de la industria contra la cual lanzaron su cruzada: Wall Street.

Según García, el objetivo al participar en el Desfile de las Rosas se cumplió pese a no contar con un permiso oficial, ya que aprovecharon el foro que alcanza a millones de espectadores y que este año se convirtió en  plataforma para enviar un mensaje de protesta contra la desigualdad y en  demanda de un cambio al sistema político y económico actual.

“Estoy aquí, porque este es un año nuevo y este año queremos que sea diferente de todos los años previos, queremos que sea un año de justicia, de paz, de democracia y para el bienestar de todos y todas”, dijo Benjamín Wood, un latino de Occupy Riverside, quien igualmente se unió al desfile y explicó el cartel que llevaba consigo como una representación de la discriminación que enfrenta la gente de la clase más desprotegida.

En su pancarta se podía leer “somos el 99 por ciento”, por encima de la imagen de un campesino. Lo describió así:

“Aquí dice que somos el 99 % y trae la imagen de un obrero tal vez mexicano, tal vez jornalero, y abajo dice: ‘me echan la culpa por la crisis económica; ¿y los bancos de Wall Street, qué?’ –explica- casi siempre cuando hay una caída económica, se le echa la culpa al inmigrante, al forastero, al más pobre, al más oprimido, cuando sabemos que la culpa la tienen los que tienen dinero, los privilegiados, los bancos, y es una declaración [el cartel] en contra del racismo… Mi punto de ver, es que el 1 por ciento, los banqueros, los señores de Wall Street, tienen una sobre-concentración de riqueza, y a través de esa riqueza, también concentran el poder en sus manos, y cuando ellos tienen ese poder, quiere decir, que nos quitan el poder a nosotros, al pueblo, a los humildes, a los de abajo. Y la única forma que tenemos de resistir, es organizándonos, formar un poder colectivo entre todo el pueblo, para poder siquiera equilibrar un poco ese poder”.

Un joven con la cara cubierta por unas gafas y un pañuelo con la leyenda “99%”, quien solo se identificó como “Ángel”, aseguró haber sido parte del campamento de Occupy LA en los jardines de esa alcaldía, por espacio de dos meses. Dijo tener una lista concreta de demandas.

“Estoy aquí, para apoyar el movimiento de Occupy LA. Estamos exigiendo más trabajos; menos policías y más escuelas, menos casas quitadas [sic] a la gente pobre y mayor accesibilidad para rentar casa”.

Ángel agregó que aunque algunas personas mostraron su descontento por la presencia de los ‘ocupantes’ [en el desfile] con abucheos, “la mayoría de la gente nos apoyó”, ya que su participación dijo, fue pacífica.

Para el vocero de Occupy the Rose Parade [Ocupemos el Desfile de las Rosas], Pete Thottam, el mensaje enviado fue “queremos recuperar nuestro gobierno, queremos recuperar nuestra Constitución”.

Thottam, quien es egresado de la Escuela de Leyes de Yale, y de la Maestría en Administración de Empresas en la Escuela Anderson de UCLA, asegura que desde 2008 no ha encontrado trabajo, e insistió frente a los asistentes en la frase que se ha convertido en un credo para el movimiento: “la codicia corporativa” y la suciedad de la política, “están destruyendo a la clase media”.

También frente a la multitud, la activista opositora a la política bélica de los Estados Unidos, Cindy Sheehan, cuyo hijo murió en misión militar en Irak, dijo:

“Estoy sosteniendo la foto de mi hijo, y nunca debemos olvidar a las víctimas del 1 por ciento, las víctimas de la clase de ‘plástico’… ¿saben por qué mi hijo se enlistó en el ejército? Porque quería ir a la universidad. Quería obtener créditos [académicos] para la universidad. ¿Qué clase de opción basura es esa?   Nuestros pobres hijos, que no quieren ser una carga para su familia y se enlistan en el ejército, para matar o resultar muertos por [a cambio de] una educación universitaria… Yo no he pagado mis impuestos desde que mataron a mi hijo; yo rechazo ser patrocinadora de sus crímenes contra la humanidad”.

Durante la protesta en el costado oeste del Ayuntamiento de Pasadena, también se realizó una parodia musical de los “Billionaires” (Multimillonarios), en una sátira política contra la industria financiera del país.

El movimiento Occupy Los Angeles se unirá al movimiento nacional para protestar a través de Occupy DC en una serie de actividades planeadas del 10 al 17 de enero, las que culminarán en Washington el último día de esa semana con Occupy Congress [Ocupemos el Congreso], donde insistirán en las demandas del grupo.

El 19 de este mes, se tiene programado interrumpir la reunión de Regentes del sistema UC en Riverside, que en esa fecha tienen programada una votación para incrementar las tarifas por inscripción curricular.

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *