Narcos prostituían a menores a través de Internet

Diversos sitios electrónicos se han convertido en un arma peligrosa en manos de delincuentes. Foto: EFE

Denver (EFE).- Una banda de narcotraficantes mantuvo cautivas a cinco jovencitas durante los primeros seis meses de 2011, obligándolas a prostituirse con los compradores de las drogas y cuyos servicios anunciaban por Internet, informó el fiscal estatal de Colorado, John Suthers.
«Es muy, muy desagradable», señaló Suthers al anunciar que 12 de los 14 miembros de la banda (13 hombres y una mujer) ya fueron detenidos.
Entre los sospechosos, cinco son de origen hispano y uno de ellos, Roy Manuel Ibarra-Gonzales, de 20 años, era aparentemente uno de los cabecillas del grupo.
Según la información provista por la fiscalía, los hechos ocurrieron entre enero y julio de 2011 en la zona metropolitana de Denver y en algunas ciudades del oeste de Colorado y fueron detectados cuando agentes encubiertos de la policía de Wheat Ridge y Lakewood (suburbios de Denver) «compraron» drogas ofrecidas por los ahora detenidos.
«Los investigadores rápidamente comprobaron que las muchachas estaban siendo traficadas en todo el estado, por lo que se dio aviso a la fiscalía estatal. Un jurado especial escuchó la evidencia del caso y hace una semana se dieron a conocer los cargos», dijo Suthers.
En total, las autoridades presentaron 70 cargos contra los sospechosos. De ser encontrados culpables de tráfico de menores, los miembros de la banda podrían recibir sentencias de hasta 24 años de prisión y multas de hasta un millón de dólares.
El parte oficial no revela las edades o nacionalidades de las víctimas, aunque indica que los traficantes utilizaban sitios de Internet legales, como Backpage.com, para promocionar los «servicios» de las menores.
Además de Ibarra-Gonzales, las autoridades identificaron a Patrick Lloyd McGowan, 22; Chad Armand Gow, 20; y Bryan Steven Burns, 20, como los encargados de supervisar las operaciones de venta de drogas (cocaína y metanfetamina) y de prostitución de menores.
Una vez acordadas las «citas», las muchachas eran acompañadas por otros miembros de la banda a hoteles, moteles, restaurantes y casas particulares y obligadas a prostituirse bajo amenazas de violencia o uso forzado de drogas.
«Es desagradable decirlo, pero era un buen negocio. Era dinero fácil», declaró Suthers, quien agregó que su oficina ya contactó a otros 45 fiscales estatales para que en conjunto se tomen medidas contra el sitio de Internet usado por los traficantes para prostituir a las menores.
«El tráfico de personas con propósitos sexuales es un problema mundial y nacional. No hay razones para pensar que el problema no existe también en Colorado», concluyó.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *