how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Invertir en el “Capital Humano”

|

30 de enero, 2012

|
Invertir en el “Capital Humano”

 “Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento,  es el talento de reconocer a los talentosos”

Elbert Hubbard

 

 Bajo la óptica financiera, las inversiones de capital deben tener, siempre, el objetivo de generar rentabilidad. Aunque resulte rebatible la expresión de  “capital humano”, las inversiones de tiempo, atención y  dinero para el desarrollo del personal, a la larga, redituarán más que las que se hacen en los activos tradicionales de la empresa.

 

Manuel Sañudo Gastélum.

Invertir en el “Capital Humano” consiste en dedicar espacio, aplicación personalizada y una intensa interacción entre el jefe y sus colaboradores, con el fin de que se desarrollen como personas y como entes productivos de una corporación.

Si esto se hace con un plan preconcebido con buen tino será mucho mejor que andar improvisando y, sobre la marcha, estar decidiendo en qué y cómo brindarles cuidado y atención a los colaboradores. Sin un método, lo más seguro es que la interacción – en pos del desarrollo de las personas – quede tan sólo en buenos propósitos o en arranques desordenados e ineficaces.

Es asombroso ver que los directores le dediquen más cuidado y prontitud a los planes de los dineros, la producción, las compras, el marketing, etc., que a la necesaria planeación de cuánta, con cuáles talentos y capacidades, qué adiestramiento y con qué tanta   anticipación irán necesitando a la gente – ya madura en su puesto de trabajo – como para simplemente reponer la rotación natural del personal…  ya no digamos de los individuos requeridos para el crecimiento.

De este modo, sería posible el desarrollo del personal y la delegación de responsabilidades; con la que el jefe pueda reduplicarse a sí mismo y trascender a planos más elevados de dirección, descargando en ellos lo cotidiano de la operación.

El líder será tan poderoso como las capacidades de sus subalternos se lo permitan. Y la labor de desarrollarlos debe iniciar con una acertada selección de personal. Una vez más, aparece la tesis del talento innato: si no lo trae de nacimiento, las inversiones que se hagan en una persona, intentando desdoblar un aspecto de carácter del que carece, será una tarea inservible.

Lo anterior me recuerda un fragmento de una cita de Jim Rohn que dice: “Hace poco leí un titular que decía, ‘no enseñamos a los nuestros a ser amables. Sencillamente contratamos gente amable’. ¡Caramba, qué atajo más inteligente!”  

 Aún y cuando tengamos la fortuna de encontrar gente buena, eso no invalida lo aquí sugerido: en el sentido de dedicar atención al recurso humano. Lo que pasa es que esa inversión fructificará más rápidamente  en la gente que ya es buena, que en la que no lo es… “Cuando la tierra es fértil se facilita la labor del Granjero”.

Invertir en el Capital Humano es como tener una especie de cuenta bancaria con todos y cada uno de los colaboradores, en las que se van haciendo cargos y abonos por las acciones – y omisiones también – positivas o negativas que realicemos en esa contabilidad emocional, en la optimista esperanza de que lo positivo supere con creces lo negativo.

El aspecto sensible – que no es sensiblería – viene a colación porque todo el trato humano está calado de emociones. Y cuando éstas son positivas el progreso es más factible.

No pretendo, con esta afable visión, restar valor a la sana exigencia de los resultados. Intento destacar la importancia de que el sentido humano debe ir aparejado con la obtención de las metas. Pues un liderazgo efectivo debe de equilibrar las dos dimensiones básicas en las que se da el trabajo: la relación humana y el logro de los objetivos.

 

Lo ideal es lograr los resultados con la gente motivada, satisfecha, y en un persistente desarrollo personal y profesional.

**El autor es Consultor en Dirección de Empresas. Su correo electrónico es: manuelsanudog@hotmail.com

Facebook: www.entusiastika.blogspot.com

D. R. © Rubén Manuel Sañudo Gastélum. Se prohíbe la reproducción de este artículo sin el permiso de su autor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

¿Dónde queda la esperanza de los menores migrantes?
¿Dónde queda la esperanza de los menores migrantes?
Atacan derechos políticos de mexicanos en EEUU
Atacan derechos políticos de mexicanos en EEUU
El voto latino joven y la generación del ‘yo no me dejo’
El voto latino joven y la generación del ‘yo no me dejo’

Conéctate con los columnistas