Marchan para recordar la importancia de los inmigrantes el Día de Acción de Gracias

Cerca de 250 inmigrantes marcharon en San Fernando para recordar a los estadounidenses la importancia del día festivo y como los inmigrantes europeos dieron gracias por la ayuda y hospitalidad de los Indios nativos al llegar a este país. (Foto de Agustín Durán, Latinocalifornia.com)

Por Agustín Durán.

En la comunidad inmigrante no todos tienen mucho que celebrar.

Los Ángeles, CA .- El año pasado Teresa Chávez preparó un jamón al horno, ensalada y una carne asada para celebrar  con su esposo Francisco Cortés y sus tres hijos  el Día de Acción de Gracias. Este año en la misma mesa no habrá una comida especial, simplemente se reunirá con su familia y tratará de seguirle explicando a sus hijos que su padre está bien y que pronto regresará.

Para ver más fotos de la marcha y evento de Acción de Gracias de la Iglesia de Nuestra Señora del Santo Rosario visite la página http://www.facebook.com/latinocal

Francisco forma parte de los miles de inmigrantes que mes con mes deportan las autoridades de inmigración (ICE) , sin mirar que atrás quedan familias divididas como la de Teresa que dice que de nada le sirvió llevar las cosas en regla por casi 30 años en el país.

Decenas de jóvenes, unos del Acta del Sueño y otros simpatizantes formaron parte de la marcha solicitando apoyo a la medida de los estudiantes. (Foto de Agustín Durán, Latinocalifornia.com)

De acuerdo a Chávez, los oficiales buscaban a otra persona y como no la encontraron,  pidieron documentos a la familia y al ver que su esposo no tenía,  inmediatamente se lo llevaron, sin importar que está recibiendo diálisis dos veces por semana.

Ahora la familia quedó  divida porque Cortés fue deportado a Tijuana y su esposa Teresa y sus tres hijas tratan de sobrellevar la vida con los retos y limitaciones que trae la ausencia física y la escasez económica , además de los problemas emocionales que ha causado a su familia.

Por casos como los de la familia Cortés-Chávez, CHIRLA, Coalición de los Derechos Humanos de los inmigrantes en Los Ángeles, organizó una marcha hoy, un día previo a una de las festividades  más significativas en Estados Unidos: El Día de Acción de Gracias.

La caminata salió del Centro de Jornaleros en Sherman Way a la Iglesia de Nuestra Señora del Santo Rosario en San Fernando para recordarle al pueblo estadounidense el verdadero significado de esta celebración.

“Este día es una celebración de los inmigrantes porque fue cuando los europeos brindaron un pavo a los indios nativos por su ayuda y hospitalidad”, expresó Angélica Salas, directora de Chirla. “En cambio ahora, el partido republicano ha desatado tantas leyes antiinmigrantes en toda la nación que ha liderado el movimiento de destrucción de nuestras familias”.

Salas agregó que “aunque celebramos con orgullo esa tradición, no podemos olvidar que millones de familias, incluyendo miles y miles de niños, mañana tendrán un plato y un lugar vacío en su mesa porque uno de sus padres fue deportado”.

De acuerdo a información de CHIRLA, desde el 2008 se han deportado a 1.5 millones de personas, en su mayoría individuos que no representaban un peligro para la sociedad.

Las mujeres fueron uno de los grupos más grandes que asistió y participó en la marcha. (Foto de Agustín Durán / Latinocalifornia.com)

Fue por eso que cerca de 250 personas,casi todos jornaleros, familiares y amigos tomaron la calle Sherman Way en punto de las 9 am y caminaron poco más de dos millas para llegar a la iglesia de Nuestra Señora del Santo Rosario donde después de escuchar  misa, celebraron el Día de Acción de Gracias con un delicioso pavo preparado por la Iglesia.

“Desafortunadamente mucha gente no quiere dar a los inmigrantes  un lugar en la mesa el día de mañana, una acción que contradice todo el simbolismo de este gran día festivo”, expresó el padre Richard Zanotti. “Es por eso que hoy compartimos un pavo con ellos, queremos que se sientan bienvenidos que sigan luchando y que no pierdan la fe”.

Y es precisamente lo que el esposo de Chávez, quien ya lleva una semana en la Casa del Migrante en  Tijuana le sigue diciendo cuando hablan por teléfono. “Él está triste, necesita su diálisis y necesita a su familia. Dice que no sabe si podrá aguantar mucho tiempo, pero yo le digo que aguante y  que pronto estaremos juntos”.

La señora Chávez teme por la vida de su esposo  ya que la familia no tiene los recursos para que se le realicen las transfusiones de sangre en México.  Ante este panorama, la familia dijo no tener tiempo, ganas ni recursos para celebrar el día del pavo.

La familia Chávez es una del millón y medio que han sido separadas en los últimos 3 años. (Foto de Agustín Durán / Latinocalifornia.com)

“Cómo podemos pensar en celebrar el día de mañana si a mi familia me la han destruido y a mis hijos lastimado”, expresó Chávez.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *