how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Los verdaderos antipatriotas

|

13 de octubre, 2011

|
Los verdaderos antipatriotas

Maria Luisa Arredondo

Por María Luisa Arredondo

Todos los esfuerzos del presidente Obama para revitalizar la alicaída economía nacional parecen estar destinados al fracaso. Y no sólo porque los republicanos están empeñados en ponerle todo tipo de obstáculos al mandatario, sino porque dentro del mismo Partido Demócrata hay legisladores que, con tal de asegurar su reelección, se han pasado al otro bando, como ocurrió en la reciente votación del Senado sobre el plan de la Casa Blanca para crear empleos.

La propuesta de Obama, anunciada con bombos y platillos el  mes pasado, obtuvo solamente 50 votos, diez menos de los  60 que necesitaba para ser aprobada. Entre quienes le negaron su voto están los senadores demócratas Ben Nelson, de Nebraska, Jon Tester, de Montana e incluso el líder de la mayoría, Harry Reid, de Nevada. Todos argumentaron que su decisión obedeció a que no desean arriesgar sus escaños, puesto que el plan de Obama ha sido objeto de severos ataques, por parte de quienes piensan que el papel del gobierno se debe reducir al máximo.

A grandes rasgos, la propuesta de Obama consiste en incrementar el gasto público en 175 mil millones de dólares para crear obras de infraestructura y ayudar así a la generación de empleos. El plan ofrece también 272 mil millones de dólares en recortes de impuestos para individuos y negocios.

Aunque muchos legisladores de ambos partidos  habían manifestado que apoyarían la propuesta, al final contaron más las razones políticas. En el caso de los republicanos,  pesó más el hecho de que estamos a sólo 13 meses de la elección presidencial  y no quieren que Obama se vea bien. Piensan, seguramente, que si la economía mejora, las posibilidades de que el mandatario se reelija aumentarán. Poco les importa la recuperación económica o el hecho de que más de 14 millones de estadounidenses estén desempleados y que la otrora clase media vea cada vez más lejos la esperanza de recuperar el estatus que alguna vez tuvo. La misma indiferencia se aplica a los demócratas que hicieron a un lado sus supuestos principios con tal de salvar sus cargos.

Pese a que el presidente ha subrayado que no se dará por vencido y que en las próximas semanas continuarán las negociaciones, la gente empieza a perder la paciencia.

En este sentido, el movimiento de los indignados que empezó en  Nueva York podría cobrar mayor importancia si quienes participan en él superan los ataques de quienes los califican de antipatriotas y logran despertar la conciencia sobre la urgencia de un cambio, no sólo en Wall Street sino entre la clase política.

Hasta ahora, las manifestaciones de protesta han tenido éxito en enfatizar que la crisis del país tiene su origen en la avaricia ilimitada de los banqueros. Pero no deben quitar el dedo del renglón en que también gran parte de la responsabilidad está en Washington, donde abundan los políticos que, por defender sus intereses, han permitido los abusos de unos cuantos en detrimento de las mayorías. Ellos, junto con muchas corporaciones,  son los verdaderos antipatriotas.

 

María Luisa Arredondo es directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

 

.

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

¿Sabrán los demócratas lo que está en juego en 2020?
¿Sabrán los demócratas lo que está en juego en 2020?
Ante la muralla invisible del racismo
Ante la muralla invisible del racismo
México, sometido a los caprichos de Trump
México, sometido a los caprichos de Trump

Conéctate con los columnistas