how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Slim y El Chapo Guzmán

|

28 de julio, 2011

|

Son muchos los mexicanos que con su talento contribuyen a poner en alto el nombre de su país en diferentes ámbitos.

María Luisa Arredondo.

Ahí están, por citar algunos, el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, el premio Nobel de Química, Mario Molina, los escritores Carlos Fuentes y Elena Poniatowska, las ex deportistas Lorena Ochoa y Ana Gabriela Guevara y los cineastas Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu.

Ninguno de ellos, sin embargo, figura en la lista de los mexicanos con mayor influencia que elabora la revista Forbes. Este año, al igual que el anterior, los seleccionados por esa publicación como los más poderosos fueron el empresario Carlos Slim Helú y el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, lo cual refleja la trágica realidad que vive México: un país cada vez más hundido por la injusta distribución de la riqueza y el imperio del crimen organizado.

Slim, principal accionista del Grupo Carso y considerado como el hombre más rico del mundo por la misma revista Forbes, fue ubicado este año en el sitio 21. Sus logros empresariales y su inmensa fortuna, calculada en más de 60 mil millones de dólares podrían considerarse como un motivo de orgullo para México si no fuera por el origen y las circunstancias que rodean ese enriquecimiento.

Como es bien sabido, Slim ha multiplicado su dinero de forma exponencial gracias a que durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari adquirió Teléfonos de México a un precio ridículamente bajo que le permitió, además, monopolizar el mercado de las telecomunicaciones. Hoy en día el imperio de Slim controla el 90% de las líneas telefónicas en México y el 80% de los celulares. El problema no sólo radica en que inhibe la competencia sino en que las tarifas que cobra son de las más altas del mundo, en un país donde el 50% vive en la pobreza y donde las empresas luchan de manera desigual por ser competitivas a nivel internacional.

El caso de Guzmán Loera es aún más patético. El Chapo, líder del cartel de Sinaloa, al que se considera como el principal abastecedor de cocaína en Estados Unidos, fue ubicado por Forbes en el puesto 61, y su fortuna se estima en alrededor de mil millones de dólares.
Desde 2003, Guzmán está catalogado como el capo de mayor rango en México. Aunque fue arrestado en Guatemala en 1993, logró escaparse de la prisión en 2001 con la complicidad de guardias.

Se le atribuyen miles de muertes y es uno de los narcotraficantes más buscados. Sin embargo, ha logrado escapar a la persecución de las autoridades y algunos aseguran, maliciosamente, que cuenta con la proteccción del gobierno. Cierto o no, el hecho es que su imperio cobra cada día mayor fuerza, al igual que el de Slim.

La inclusion de Guzmán y Slim en la lista de Forbes lo que refleja finalmente es que, a diferencia de otras naciones, donde los presidentes, los líderes comunitarios o los innovadores son los que ocupan los puestos de mayor influencia, en México el verdadero poder lo ejercen los narcos y los monopolios.

**María Luisa Arredondo es directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
‘Impeachment’ y registro de votantes deben ir de la mano 
‘Impeachment’ y registro de votantes deben ir de la mano 
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo

Conéctate con los columnistas