how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Obama y los empleos

|

28 de julio, 2011

|

María Luisa Arredondo.

Hace poco más de un mes, a raíz del asesinato de Osama bin Laden, los bonos del presidente Barack Obama estaban por las nubes. El golpe contra el líder de Al Qaeda logró que el mandatario se ganara no sólo el elogio de los demócratas sino incluso de muchos republicanos.

Hoy, sin embargo, las encuestas muestran un panorama totalmente distinto.
Un sondeo de Washington Post-ABC News encontró que un 59% desaprueba la gestión de Obama y mostró, además, que el presidente y el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, están empatados entre todos los estadounidenses en una hipotética contienda por la presidencia.

La razón, por supuesto, es la economía.

Los reportes más recientes indican que el crecimiento económico del país ha entrado en un proceso de desaceleración que ha impactado, sobre todo, el ritmo de creación de empleos. La baja en el mes de mayo fue especialmente significativa pues sólo se crearon 54 mil trabajos en comparación con los 177 mil de abril.

Estas cifras, aunadas a la debilidad del mercado inmobiliario, al pobre desempeño del sector manufacturero y a los altos precios de la gasolina han provocado que renazcan los temores de una nueva recesión, posibilidad que Obama ha descartado.

Los focos rojos, sin embargo, se han encendido por todas partes y las críticas no se han hecho esperar. De manera tardía, Obama ha tenido que salir a dar la cara, pero sin argumentos convincentes.

Con su caracterísitca serenidad, el presidente ha dicho que el país no tiene por qué entrar en pánico y ha tratado de infundir confianza en que la nación se encamina de manera lenta pero segura hacia la recuperación.

El problema es justamente ése: la lentitud con que avanza la economía. Para los 25 millones de desempleados que se calcula hay en el país, el tiempo simplemente se ha agotado. Muchos de ellos han perdido no sólo su trabajo sino la esperanza de que algún día las cosas vuelvan a ser como antes de la recesión del 2007.

Cuando Obama asumió el poder el desempleo era del 7.8%, hoy se ubica en el 9.1% y muchos analistas estiman que para que baje al 7% tendrán que pasar al menos 12 largos años.
Obama dice entender la situación, pero sus acciones no lo reflejan. Hasta ahora no ha anunciado una sola medida que haga abrigar la esperanza de que habrá un cambio. En todos sus discursos, parece más preocupado por reducir el déficit y la deuda pública que por el sufrimiento de los desempleados.

Del lado de los republicanos, lo único que escuchamos es que el gobierno necesita adelgazar más todavía y darle más recortes de impuestos a los multimillonarios. Esa formula, sin embargo, lo único que ha logrado es ensanchar la brecha entre ricos y pobres.

El sentido común indica, por otro lado, que lo que realmente necesitamos es un gobierno responsable que regule la economía, que deje de gastar de manera irresponsable e invierta en lo que de verdad requiere el país: educación, ciencia e infraestructura. Ojalá Obama lo entienda antes de que sea demasiado tarde.

***María Luisa Arredondo es directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

¿Sabrán los demócratas lo que está en juego en 2020?
¿Sabrán los demócratas lo que está en juego en 2020?
Ante la muralla invisible del racismo
Ante la muralla invisible del racismo
México, sometido a los caprichos de Trump
México, sometido a los caprichos de Trump

Conéctate con los columnistas