Lo que pasa en Las Vegas…

LAS VEGAS – Nevada es escenario de una de las contiendas al Senado federal más observadas, reñidas e inusuales. En

Maribel Hastings.

estos días alcanzó uno de sus momentos más absurdos cuando una organización con sede en Washington, D.C. y con vínculos republicanos se atrevió a decirle a los latinos de Nevada que no voten para evidenciar su descontento con la falta de una reforma migratoria.

Esto se produjo casi al mismo tiempo que las descabelladas declaraciones que la candidata republicana al escaño senatorial por Nevada, Sharron Angle, hizo a un grupo de estudiantes hispanos. Tratando de desechar que los personajes amenazantes de uno de sus anuncios sean hispanos, Angle dijo a los alumnos que «algunos de ustedes parecen asiáticos». Angle caracteriza a su rival, el titular demócrata Harry Reid, líder de la mayoría en el Senado, como «el mejor amigo de los ilegales».

El Circus Circus es más que un hotel en Las Vegas porque la candidatura de Angle ha tornado esta contienda en un verdadero circo.

Lo más impresionante es que la candidata favorita del Tea Party se encuentra virtualmente empatada con Reid en los sondeos de opinión. «Tengo una gran fe en el pueblo norteamericano y no entiendo por qué esta contienda está tan cerrada siendo que esta mujer está más loca que una chiva», me dijo Eliseo Medina, secretario tesorero internacional del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU).

Es reflejo del descontento a nivel nacional con los titulares en medio de una crisis económica, lo que hace viables a candidatos que de lo contrario no tendrían posibilidades.

Mientras ofende a la comunidad hispana y repite falsedades sobre el tema migratorio en la publicidad que bombardea la televisión y la radio apelando al miedo y no a soluciones, Angle moviliza a su base.

Reid y las figuras demócratas que han acudido en su ayuda, incluyendo al presidente Barack Obama, quieren movilizar a su base, incluyendo al 76% de votantes hispanos de Nevada que en 2008 favorecieron a Obama sobre John McCain en los comicios presidenciales. Nevada es hogar de muchos hispanos naturalizados que en dicha elección votaron por Obama, entre otras cosas, por la promesa de lograr una reforma migratoria.

Con su anuncio que no fue, (el original) Latinos por la Reforma pretendía dar al traste con años de esfuerzo para lograr que la comunidad hispana tenga en las urnas un poder más equiparable a sus cifras en la población.

«Creo que les va a salir el tiro por la culata», agregó Medina, porque el llamado a no votar está haciendo que sí voten.

Un total de 5.5 millones de hispanos votaron en las elecciones de 2006 y 10 millones sufragaron en 2008.

Los grupos que movilizan el voto latino reiteran la importancia cívica de votar y las consecuencias de no hacerlo en una elección plagada de candidatos como Angle en Nevada o el aspirante republicano al Senado federal, Ken Buck, en Colorado, y Tom Tancredo como candidato de un tercer partido a gobernador de Colorado. Todos promueven una plataforma contraria a los intereses de la comunidad latina, particularmente en inmigración.

El jueves el Comité Nacional Demócrata anunció que gastará un millón de dólares en publicidad en español para movilizar al voto latino el 2 de noviembre.

Los esfuerzos deberían ser constantes y no cada dos años porque el voto, para que rinda frutos, hay que cuidarlo, sobre todo atendiendo sus necesidades de política pública.

Sin embargo, las diferencias de opiniones y de estrategia no justifican bajo ninguna circunstancia que se inste a la comunidad a no votar.

Lo que pasa en Las Vegas no siempre se queda en Las Vegas y esta vez podría tener efectos nefastos. Por eso ahora más que nunca hay que salir a votar.

Maribel Hastings es asesora ejecutiva y analista de America’s Voice

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *