El riesgo del calentamiento global

La modificación del clima del Planeta Tierra tiene causas naturales pero la especie humana somos la principal

Patricia Guevara.

responsable del calentamiento global o cambio climático. Nunca antes la casa planetaria había tenido la población de hoy: 6 mil 215 millones de personas.El calor y la sequía intensos, las lluvias extremas, el derretimiento de los glaciares en el Ártico y en el Antártico, son signos inequívocos de la aceleración de ese fenómeno.

La mayoría de los gases de efecto invernadero se producen naturalmente. La atmósfera es la capa del Planeta que actúa como una gran barrera de cristal que permite el paso de los rayos del sol y retiene el calor. Los gases que generamos mediante la actividad de las fábricas, la quema de combustibles para mover automóviles, aviones, barcos, tractores y muchas otras emisiones de gases.

La mayoría de estas máquinas funcionan mediante la combustión de petróleo, gas natural y, en menor medida, carbón. De ahí, la importancia de modificar estilos de vida a fin de desalentar el uso del vehículo particular y dar paso a transportes masivos y sustentables; promover el uso de la bicicleta y construir espacios para caminar. Muchas ciudades están construidas para automovilistas, no para peatones

Recorrer grandes distancias para ir a los centros de trabajo o de estudio bajo el argumento del “te acostumbras” son paradigmas que debemos cambiar para elegir sitios de vivienda que hagan empatía con la actividad laboral y de estudio de familias e individuos.

Por supuesto, promover la salud y la educación ambiental. Por ello, cobra importancia el hecho de que a partir de hoy y de manera periodica, se publique esta colaboración en el portal www.latinocalifornia.com “periodismo alternativo con compromiso social”, espacio que fundó y dirige la periodista María Luisa Arredondo.

Los temas vinculados con el cambio climático, la ecología, la biodiversidad y la sustentabilidad, deben ser desde ya un referente obligado en los espacios impresos, radioeléctricos, digitales y otros medios de información y comunicación.

La agenda mediática, política y social, deben incluirlos. Existen muchas empresas que nos han demostrado que el desarrollo sustentable también es sinónimo de rentabilidad financiera.

Sólo así, podremos hacer frente a nuestro Planeta enfermo. Dañado por exceso de emisión de gases. El dióxido de carbono, el óxido nitroso, el metano, el plomo y los clorofluorucarbonos cuyas fórmulas quizá no recordamos están presentes en la vida cotidiana.

El dióxido de carbono (CO2) según aprendimos desde nuestro primer contacto escolar, es absorbido por los árboles para que, en el proceso de fotosíntesis, se transforme en oxígeno.

La tala indiscriminada de árboles en zonas urbanas y rurales genera mayor concentración de los gases mencionados. El Planeta pierde 700 mil hectáreas anuales de bosques y selvas. México, uno de los diez países con mayor biodiversidad, perdió -entre 2000 y 2005- mil 389 kilómetros cuadrados de esa riqueza indispensable para la mantener la vida.

Como consecuencia del descuido en materia ambiental, aumentarán las enfermedades broncorespiratorias. La malaria y el dengue podrían afectar a más de cinco mil millones de seres humanos. El cambio climático podría llevar a la extinción de un tercio de las especies del Planeta y usted y yo, lector, lectora, somos una de esas especies.

¿Qué podemos hacer?

La respuesta son las acciones sencillas. Lo que cada uno de nosotros podemos hacer cambiando nuestros hábitos. Reducir el consumo de agua; exigir que se mejore el sistema de transporte para hacerlo sustentable.

Primero, está nuestro hogar. Algo muy sencillo es separar los residuos. Eso que conocemos como “basura”, debería ser una fuente de riqueza. Todos lo hemos escuchado pero… ¿qué estamos esperando para hacerlo un hábito? Un contenedor para restos de alimentos (basura orgánica, que se degrada en corto tiempo) y otros contenedores para plásticos, vidrio o cartón. La “basura” inorgánica también puede ser clasificada.

Después, están las escuelas, las oficinas, los parques, las fábricas, etc. Es urgente democratizar (permítaseme la licencia) la separación de residuos.

La situación actual del Planeta hace que mil 200 millones de personas, es decir, una quinta parte del mundo, no tiene agua potable. Si aumenta la temperatura de océanos, otros tres mil millones de sufrirán (sufriremos), las consecuencias de la escasez del liquido que llamamos vital, pero que, a veces, a esta palabra no le damos la importancia necesaria.

En el otro extremo, mil cien millones de seres humanos en el mundo, defecan diariamente al aire libre. No es necesario pensar en zonas remotas como Bangladesh o Adis Abeba. A ello, se suma el pedido constante: agua, agua, agua…

De continuar la tendencia del calentamiento global, no habrá alimentos ni energía tal como la conocemos hoy. Esta situación se convertirá en un riesgo para mil millones de personas lo que a su vez se traduce en desafíos para la paz y la seguridad de las naciones.

**Patricia Guevara es una periodista mexicana con amplia experiencia en los medios de comunicación. Actualmente es co-conductora del programa sobre ecología «La meta del planeta».

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *