Aristegui, una voz incómoda

Carmen Aristegui se ha convertido en una periodista incómoda.

María Luisa Arredondo.

Su agudeza, su sagacidad y, sobre todo, su independencia de criterio le han ganado millones de adeptos en México y en Estados Unidos, donde se le respeta y admira por denunciar sin rodeos los abusos de los poderosos. Esta es justamente la razón por la que Aristegui se ha convertido en una pesadilla para la clase política.

La decisión de MVS Radio de despedirla bajo el argumento de que violó los códigos de ética de la empresa, supuestamente por difundir rumores, se da precisamente en ese contexto.
El despido de la periodista ocurrió a raíz de que diputados del Partido del Trabajo (PT) colocaron una manta con la fotografía del presidente en la que se leía “¿Tú dejarías a un borracho conducir tu auto? No, ¿verdad? ¿Y por qué lo dejas conducir el país”. Durante su programa de radio, Aristegui comentó que la Presidencia de la República tenía que dar una respuesta clara a esta acusación.

El comentario cayó como balde de agua fría en Los Pinos, desde donde se dio la orden de exigir a la periodista que ofreciera una disculpa mediante la lectura de una carta que se le envió a la directiva de MVS Radio. La negativa de Aristegui motivó su despido inmediato.

Una vez que se anunció la salida de Aristegui de MVS Radio, la Presidencia de la República se apresuró a clarificar que no había tenido nada que ver con su despido. Pero la forma en que manejó el asunto desató un escándalo que ha generado todo tipo de suspicacias.

La primera pregutna que salta es, ¿cuál es el código de ética de MVS Radio? ¿Por qué hasta ahora no se ha hecho público? Y en caso de que, efectivamente Aristegui lo hubiese violado, ¿ameritaría su despido? Hasta donde sabemos, la periodista no afirmó que el presidente fuese un alcohólico. Se limitó a opinar sobre la conveniencia de que Los Pinos respondiera a los señalamientos de los diputados del PT quienes, por otro lado, también estarían obligados a presentar pruebas de sus acusaciones.

En cuanto a la Presidencia de la República, cabe preguntarse, asímismo, ¿por qué, en lugar de responder a un rumor sobre el estado de salud del Presidente, que es un asunto de interés público. prefirió acallar a la periodista?

Al optar por la vía del silencio y las presiones para desacreditar a Aristegui, lo único que ha logrado el gobierno es justamente lo contrario de lo que quería: ser calificado de autoritario.
La misma Aristegui ha confirmado esta versión al asegurar que la familia Vargas, dueña de MVS, fue presionada por el gobierno federal para entregar su cabeza a cambio de que le otorguen la concesión para seguir operando.

Y, lejos de disculparse, subrayó la pertinencia de que la Presidencia de la República se manifieste con respecto al estado de salud de Calderón. Dijo también que estaría dispuesta a regresar a MVS Radio si se dan las condiciones para que se reincorpore a sus labores sin presiones.

Ante todo este escándalo, lo único que cabe esperar es que los dueños de MVS reconsideren el despido de Aristegui. Su salida no sólo es un problema que la afecta a ella. Es un asunto que nos incumbe a todos los que estamos convencidos de que una prensa libre es condición indispensable para vivir en un país justo y democrático. Ojalá y también así lo entiendan en Los Pinos.

***María Luisa Arredondo es directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *